Así lo denunció el secretario de educación del municipio, Hernán Castellanos Ramírez, quien aseguró que buena parte de los colegios privados pertenecientes al banco de oferentes están presionando el alza del precio que se les gira al contratar el servicio público de educación con el municipio.


“Es una situación similar a la que la Superintendencia de Industria y Comercio denunció e investigó y generó unas sanciones cuando empresas de pañales y cuadernos se pusieron de acuerdo para presionar el precio a la alza y aquí está sucediendo una situación similar, entonces vamos a denunciarlo ante la Superintendencia de Industria y comercio”, aseguró Castellanos.

La afirmación la hizo luego del anuncio de alrededor de 35 colegios privados pertenecientes al banco de oferentes de no contratar este año con el municipio sino se les mejorar las condiciones impuestas por el Ministerio de Educación.

El problema es que unos 20 mil niños y niñas de Soacha no están recibiendo clases por la falta de un acuerdo entre las instituciones educativas privadas pertenencientes al banco de oferentes y el municipio.

Por lo pronto se declaró la emergencia educativa para hacer frente a la crisis.