Un trabajo coordinado entre la alcaldìa y la Policía permitió dar un golpe importante a la delincuencia al incautar más de 3.000 botellas de licor adulterado que iba a ser distribuido en bares y establecimientos del municipio, la bodega estaba ubicada en una vivienda de la comuna 3 donde se encontraron además estampillas , marquillas y botellas listas para envasar.


Durante el operativo fueron capturadas dos personas que se encontraban cuidando el licor y algunos elementos utilizados para su fabricación, algunos de los cuales estaban en mal estado y en condiciones deplorables de higiene.

El Coronel José Miguel Correa, Comandante de Policía del Departamento de Cundinamarca, manifestó: “Encontramos una bodega para el destiladero y la fabricación del licor. Había unas tres mil botellas de las cuales unas 680 ya estaban listas para ser vendidas, además de encontrar varias canecas con diferentes alcoholes que tenían hollín, basura y estaban contaminados con unas mangueras con las que se fabricaba este licor”.

El oficial recomendó a la ciudadanía que el licor que consuman en las próximas fiestas de fin de año, sea adquirido en establecimientos reconocidos y con todas las normas requeridas.