Aunque en el Municipio la convocatoria no tuvo mayor eco, de manera autónoma y como muestra de solidaridad, los funcionarios de la Personería de Soacha, encabezados por el Personero Ariel Pinzón, decidieron unirse a la gran marcha contra la violencia y el secuestro que se realizó hoy en todo el país.


premiación-empresarios-2018-Soacha

premiación-empresarios-2018-Soacha

En un breve recorrido desde la sede del órgano de control hasta la Plaza Principal, los funcionarios marcharon con pancartas, pitos y gritos de aliento para todos aquellos que permanecen privados de su libertad por culpa de los violentos:

“Es un mensaje que queremos transmitir con este acompañamiento desde la Personería Municipal de Soacha, para todas aquellas familias de los secuestrados y los retenidos por culpa de la guerra, aquellos que no inciden de una manera grande en el rumbo político de Colombia, pero que aún así sufren este flagelo. Nos dolió ver la insolidaridad de los soachunos, pero ojalá en cada uno de los corazones, así sea en silencio, se hayan acordado que hoy hubo un momento dedicado a esa gente que sufre”, expresó el Personero.

El Titular de la Personería explicó que al ver que no hubo un liderazgo fuerte que convocara a la marcha, ni tampoco la participación del Gobierno local, rápidamente junto con su equipo de trabajo tomó la iniciativa de recordar a los secuestrados. Pinzón dijo que todo fue algo propio de cada uno de los trabajadores y colaboradores de la Personería, quienes de una manera libre y alegre, caminaron para demostrar que ellos están para proteger los derechos fundamentales, de los cuales aseguró que la libertad es quizás el más importante después de la vida.

“Soacha debe tomar conciencia social en todos los campos, no sólo hoy sino también mañana y todos los días. El Municipio tiene que despertar en solidaridad por los que sufren y por los que no sufren, acá nos hemos caracterizado por no reclamar, por no ser solidarios, pero queremos que cambie esa mentalidad, que la gente sienta que en los corazones de los más necesitados también hay dolor y alegría”, finalizó Pinzón Ariza.