Hace algunos días una clienta del banco caja social se acercó a la sede Soacha autopista sur para hacer un retiro. Eran las 3: 40 p.m. cuando llegó a la ventanilla junto con su hija y le solicitó al cajero un retiro de su cuenta de ahorros, este le respondió que desde ahí no podía ni siquiera mirar el saldo pues debía hacer la transacción por cajero automático.


La señora de 57 años y su hija de 18 se acercaron al cajero para consultar el saldo de su cuenta, minutos después, dentro del cajero hicieron su transacción normal y verificaron que tenían trescientos cincuenta y cinco mil pesos, de modo que la señora y la hija debido a su inexperiencia y confianza en estos trámites se devolvieron nuevamente a la ventanilla para hacer su retiro.

Al abrir la puerta y sin siquiera las dos mujeres salir por completo del cajero, un hombre de mediana estatura, robusto y de cabello corto entro rápidamente y les dijo: “Oiga, mire señora se le quedó el cajero abierto, ya eran las 3:50 p.m. la joven miró nuevamente la pantalla y el cajero parpadeaba, el sujeto les dijo que debían devolverse y hacer de nuevo la transacción, la joven se devolvió, el hombre manipulaba el cajero, al final les dijo que digitaran la clave, la joven la digitó, el delincuente hizo que no miraba y la joven creyó haber cerrado la transacción, las mujeres se retiraron y el hombre quedo allí.

Minutos después las mujeres estaban de nuevo dentro de la oficina, algo aturdidas y pensativas en la amabilidad de aquel sujeto, al llegar de nuevo a la ventanilla el mismo cajero les dijo que tenían un saldo de veinticinco mil pesos.

Según el testimonio de las mujeres, el hombre tenía otro cómplice que también les hizo señas para que volvieran a ingresar, el reporte del banco, muestra imágenes del ladrón y confirma que las mujeres duraron cinco minutos dentro del cajero. El ladrón recogió la clave en diez segundos, hizo el retiro de trescientos treinta mil en veinte segundos. Las mujeres comentaron que quedaron extrañadas con la actitud del cajero quien inicialmente les dijo que allí no podían ver su saldo y luego del robo les confirmo la cantidad que quedo en su cuenta.

Es importante que la comunidad en general no olvide que sean observadas y aplicadas las medidas de seguridad divulgadas por las entidades bancarias para el uso de cajeros y demás medios electrónicos, sobre todo blindar la clave y cambiarla periódicamente pues ese es el elemento imprescindible para realizar operaciones en estos canales, además no recibir ayuda de terceros.

Compartimos las imágenes proporcionadas por la investigación de la entidad bancaria con autorización de la usuaria afectada, si usted conoce al hombre de las imágenes no dude en denunciarlo.

Crónica enviada por Rodrigo Vargas, reportero público.