Desde las cuatro de la mañana empezaron a visualizarse los primeros vehículos particulares transitando por la autopista sur, luego de más de doce horas de total obstrucción. Hacia las siete de la mañana y de manera paulatina empezaron a circular algunos vehículos de servicio público.


Con incertidumbre se despertaron los habitantes de Soacha luego de una noche llena de alteraciones de orden público, saqueos y problemas de movilidad. La orden en las instituciones educativas del municipio fue cancelar las clases del día de hoy y algunas personas lograron realizar acuerdos para no ir a sus trabajos:

“A mí la verdad me da miedo salir hoy a la calle después de lo que pasó ayer, además no hay transporte. Preferí llamar a mi jefe y explicarle cómo está la situación, como él vio en los noticieros que esto está difícil por aquí, me autorizó recuperar el tiempo otro día cuando ya todo esté normal”, explicó Pilar Martínez, una habitante de la comuna cinco de Soacha.

La orden del mandatario municipal en la noche de ayer fue la de restablecer el servicio público de transporte, sin embargo, hacia las cinco de la mañana los usuarios reportaban que no se estaba prestando en ningún punto de Soacha. Varios ciudadanos estaban preparados para la situación, por esa razón optaron por establecer arreglos con el fin de no desplazarse hacia Bogotá para presentarse a su jornada laboral. No obstante quienes sí tuvieron que hacerlo, apelaron a las formas alternativas de transporte que se ofrece en estos casos.

Los conductores temen desplazarse y ser afectados nuevamente por actos vandálicos. Hacia las siete de la mañana, varios vehículos de servicio público optaron por iniciar su recorrido habitual.

“Tocó echarnos la bendición y salir a trabajar ya que todos dependemos de un diario y un día que dejemos de trabajar, es un día que dos o tres familias dejan de recibir el dinero para sus gastos. No dejo de sentir inseguridad y temor por alguna alteración que se pueda presentar en las calles y el carro salga perjudicado”, explicó William Montenegro, conductor de un vehículo de servicio público.

Lo cierto es que a medida que avanza la mañana la situación del transporte hacia Bogotá tiende a normalizarse, teniendo en cuenta que la seguridad está garantizada por la Policía y el Ejército.