Durante labores de búsqueda del cuerpo de la pequeña Sara Sofía, la Defensa Civil encontró dos restos óseos que son analizados por peritos de Medicina Legal.

Aunque no es seguro que los restos sean de la pequeña, porque desde que comenzó la búsqueda es la segunda vez que encuentran huesos, las autoridades dijeron que no descartan que sean los de la pequeña Sara Sofía Galván.

La Defensa Civil adelanta desde el pasado viernes una minuciosa inspección en el río Tunjuelito, con una nueva estrategia de búsqueda y un equipo que intensifica labores con el fin de hallar el cuerpo de la menor de dos años. La exploración se adelanta allí debido a que Nilson Díaz, exnovio de la mamá de Sara Sofía, aseguró durante los interrogatorios que el cuerpo sin vida de la niña fue lanzado a un caño del barrio Class Roma, ubicado en la localidad de Kennedy.

Tanto el testimonio de Díaz como el de Carolina Galván, madre de la niña, coinciden y por eso las autoridades llevaron al hombre hasta la zona para que les indicara el punto exacto en donde lanzó el cuerpo.

La Defensa Civil cambió su estrategia de búsqueda y lanzó varios maniquíes que tienen un peso similar al de la menor, para saber cuál habría sido el rumbo que tomó el cuerpo de Sara Sofía. Asimismo, se amplió la capacidad del equipo de búsqueda.

El equipo de búsqueda de la Defensa Civil cuenta con 75 voluntarios, 15 motos, 20 radios, cinco vehículos, dos botes y tres drones. “Hay una gran capacidad de personal y equipos para intensificar la búsqueda. En este momento estamos escombrando la zona con el fin de poder seguir buscando hasta poder hallar el cuerpo”, aseguró Ederley Torres, coordinador de emergencias de la Defensa Civil de Bogotá.

Justamente con esta estrategia fue que el organismo de socorro encontró dos restos óseos que fueron trasladados a Medicina Legal, organismo que se encargará de hacer las pruebas técnicas y así poder determinar qué tipo de elementos son. Se espera que en las próximas horas den información oficial sobre el hallazgo.