Se hunde proyecto que prohibía minería en páramos

Un párrafo del proyecto de reforma constitucional que debería prohibir la minería en los páramos, pero que la permitía en zonas aledañas garantizando, además, la permanencia de explotaciones existentes, llevó ayer al hundimiento de la iniciativa, en quinto debate, en la Comisión Primera del Senado.

Al parecer al texto original se le fueron adicionando parágrafos que levantaron mucha sospecha y generaron más de un debate.

Cuando la bancada uribista radicó la iniciativa, el 16 de septiembre pasado, tenía solo un párrafo para modificar el artículo 79 de la Constitución: “Todas las personas tienen derecho a gozar de un ambiente sano. La ley garantizará la participación de la comunidad en las decisiones que puedan afectarlo. Es deber del Estado proteger la diversidad e integridad del ambiente, conservar las áreas de especial importancia ecológica y fomentar la educación para el logro de estos fines. Queda prohibida la exploración y explotación minera en ecosistemas de páramo”.

Casi siete meses después, ese texto inicial ya iba en cuatro párrafos. El primero, similar al original, establecía que “todas las personas tienen derecho a gozar de un ambiente sano. La ley garantizará la participación de la comunidad en las decisiones que puedan afectarlo. Es deber del Estado proteger la diversidad e integridad del ambiente, conservar las áreas de especial importancia ecológica y fomentar la educación para el logro de estos fines”.

Luego, se precisaba que “quedan prohibidas las actividades de exploración o explotación minera de cualquier tipo o de hidrocarburos, en los ecosistemas de páramos y en el área de referencia de la transición del bosque alto andino definida por la autoridad competente, que no esté incluida dentro del área del páramo delimitado. También estará prohibida la determinación de suelos de expansión urbana y de suelos rurales suburbanos en páramos”.

Se añadía también que “los municpios a través de las herramientas de ordenamiento territorial, y de acuerdo con las determinantes ambientales y los lineamientos de las autoridades ambientales, establecerán los usos del suelo en las áreas de referencia colindantes a los páramos establecidas por la autoridad competente, todo lo anterior dando cumplimiento a los principios de coordinación, concurrencia y subsidiariedad. En todo caso, no podrán ser afectadas las actividades parte de la prestación de servicios públicos”.

Pero la parte más polémica fue la consignada en el último inciso: “Las actividades productivas que, a la fecha de entrada en vigor del presente acto legislativo, se desarrollen legalmente en el área de referencia de la transición del bosque alto andino que no esté incluida dentro del área del páramo, podrán seguirse realizando bajo el régimen legal vigente al momento del otorgamiento y hasta por el periodo que fueron concedidas. En todo caso, se respetarán los procesos de sustitución y reconversión de las actividades de las comunidades en páramos, que se estén desarrollando y se desarrollen en virtud de lo dispuesto por la ley”.

Debate

Para la senadora de la Alianza Verde, Angélica Lozano, el no incluir en el proyecto de acto legislativo la prohibición de la minería en el bosque alto andino, abría la posibilidad de que proyectos como el de Minesa se pudieran ejecutar en el páramo de Santurbán.

Otro de los que criticaron esa redacción fue el senador Alexander López, del Polo Democrático. “En la regulación que se quiere hacer se plantea que se sigan entregando licencias y permitiendo allí la explotación minero-energética”, dijo. Agregó que existen cerca de 400 títulos mineros que han sido otorgados por este y gobiernos anteriores que contemplan la explotación en los bosques andinos y los bosques altos andinos.

“¿Cuál es nuestra preocupación? De no dejar eso dicho en la norma constitucional, corremos el riesgo a futuro de que una ley desmonte todo un esfuerzo que se ha hecho en este país por ambientalistas, comunidades y regiones protegiendo estos ecosistemas”, señaló.

Como el citado inciso fue calificado por algunos opositores como “mico”, la senadora Valencia rechazó esa circunstancia. Insistió en que el proyecto cerraba “definitivamente la brecha” y constitucionalizaba “la prohibición de la minería en los páramos”, precisando que la discusión fue sobre “las zonas colindantes a los páramos que, en general, son bosque alto andino. Hay algunos que consideran que no debería haber explotaciones de ninguna naturaleza en esas zonas colindantes”.

En medio del debate, otros senadores como Luis Fernando Velasco, del Partido Liberal, manifestaron que lo mejor era hundir esta propuesta.

“Así como están las cosas y en este grado de desconfianza, de pronto el mejor acuerdo es hundir este proyecto y no permitir que luego en una plenaria de Senado o en una plenaria de Cámara nos cambien esto y terminemos nosotros, por hacer algo bueno, abriendo la posibilidad de que salga un verdadero monstruo”, indicó.

En el debate, el senador Emilio Pacheco, de Colombia Justa Libres, consideró que en su discusión el proyecto se fue diluyendo, distanciándose de su objeto inicial.Así las cosas, como se ve, por sospecha se hundió este acto legislativo en quinto debate.

Fuente: Nuevo siglo.com

cargando...