Con ambiciosos objetivos y una visión para ser el representante de Soacha en la máxima categoría del fútbol nacional, Expreso Rojo inicia su segunda temporada como el equipo del municipio, planteando un proyecto a futuro que evite repetir las frustraciones del pasado con otros equipos que han hecho el intento de traer a Soacha el deporte de élite.


pp-111.jpg

Han sido varias las suspicacias generadas alrededor del equipo, no sólo por su desarrollo deportivo (que para muchos no trae beneficios a Soacha), sino por el hecho de que algunas personas han querido mezclar lo deportivo con lo político, teniendo en cuenta que el club ha trasladado sus oficinas a la antigua sede de campaña del ex candidato a la Alcaldía de Soacha Fernando Ramírez, dando a entender que esa ha sido la razón por la cual la actual Administración no ha formalizado el apoyo a Expreso Rojo.

De acuerdo a lo anterior, el Presidente del club, Wilson Páez, habló con Periodismo Público.com acerca de Expreso Rojo modelo 2012, los propósitos que tiene para este año, la proyección para llegar a la Primera A, su actuación como local en el Estadio Luis Carlos Galán Sarmiento, la relación con el IMRDS y la Administración Municipal, y por supuesto, las dudas existentes en cuanto al tema político:

Periodismo Público.com: Presidente, ¿cómo está el equipo actualmente y cómo inicia la temporada 2012?

Wilson Páez: El año anterior nos sentimos muy cómodos, conseguimos una excelente representación y marcamos una diferencia importante, porque ganamos los puntos de locales que nos correspondía sumar, logrando llegar a la semifinal del campeonato, donde estuvimos a un paso de eliminar al Deportivo Pasto. Sin embargo, yo veo este proyecto más allá de lo deportivo en el plano empresarial, esta es una empresa mediana que genera empleo de manera significativa importante, y es un vehículo publicitario que a Soacha le puede traer beneficios. Así es que mi participación en el contexto municipal es absolutamente clara, abierta y de una gran proyección. Estamos a un paso de ir a la Primera A, es la meta para el 2012.

PP.com: Ustedes inician su segunda temporada representando a Soacha en el Fútbol Profesional Colombiano, ¿cómo va el tema con la Administración Municipal, se ha logrado establecer algún acuerdo para el apoyo al equipo?

W.P: Lo que se me ha planteado abiertamente es que en un Consejo de Gobierno el municipio tomó la decisión de tener con Expreso Rojo un contrato, que tiene una diferencia clara con el tema del convenio que nosotros hemos tenido siempre, y que a la vez nos implica un mayor compromiso de carácter social. Sin embargo, nosotros aceptamos que haya un contrato para el arrendamiento del estadio, pagamos lo que corresponde pagar. Queremos que el municipio entienda que en la medida que nosotros seamos un vehículo de promoción que hace sonar el nombre de Soacha en distintas esferas, merecemos un poquito más que eso y algo más de cordialidad, dado que a la fecha no hemos podido iniciar nuestros partidos de local acá.

PP.com: Precisamente, hay un convenio vigente hasta el 30 de abril que no se sabe si va a continuar después de esa fecha, ¿qué va a pasar si eventualmente ese convenio no se reanuda?

W.P: Para el año pasado nosotros tuvimos la posibilidad de firmar un convenio por cuatro años con el Dr. José Ernesto Martínez, pero nos pareció que comprometer a un gobierno nuevo con algo que de pronto no conocía o no entendía era difícil, por eso decidimos hacerlo sólo por un año, entre el 30 de abril del 2011 y el 30 de abril de 2012, es decir 4 meses más después del 31 de diciembre, a fin de generar una estabilidad política. Los abogados del IMRDS dicen que esos 4 meses son para la liquidación del contrato, pero esa no es la preocupación, porque lo que realmente preocupa es que ya tenemos el reconocimiento deportivo de Coldeportes como un equipo de Soacha, y si no jugamos aquí nos van a sancionar con multas que superan los 25 millones de pesos por partido, sumado a la posibilidad de perder el reconocimiento deportivo, que nos llevaría a perder una empresa de 5 mil millones de pesos.

Es así como tendría que emprender acciones legales, porque me parece que se están mezclando cosas que no se tienen que mezclar, pues nada tiene que ver la política con el tema de Expreso Rojo como un proyecto deportivo que me han encomendado y quiero liderar en Soacha, para el cual además de lo deportivo, tengo un proyecto de tipo social.

PP.com: ¿Pero se va a hacer algo para que en efecto ese convenio se renueve, o será que lo ‘político’ predomina a la hora de decidir eso, tal como ha pasado hasta el momento?

W.P: A mí el tema político ni me va ni me viene, lo que me mueve es el tema deportivo. Me parece que este es un buen proyecto para Soacha y que se debe trabajar por un convenio. Ya si no se quiere el convenio estamos dispuestos a firmar un contrato. En este momento estoy en una ‘encerrona’ impresionante entre lo que es legal, lo que me implicó llegar a Soacha y tener reconocimiento, y no poder jugar acá. Desde luego eso tendrá consecuencias para el municipio, y entonces tendríamos que pensar que quienes no apoyaron la candidatura del Dr. Nemocón en algún momento, tendrían que cerrar sus empresas y llevarlas a otro lado. Yo soy un empresario del fútbol, Expreso Rojo es una empresa y merece condiciones de estabilidad para poderse desarrollar, se debe dejar atrás lo político y velar por el crecimiento de este proyecto. Ni yo, ni el equipo tuvimos incidencia alguna en este tema.

PP.com: ¿Y en cuanto a los deportistas del municipio y su vinculación con el club?

W.P: Nosotros ya tomamos la decisión de arrancar con las escuelas de formación deportiva, nuestras escuelas tienen una característica importante, están orientadas a formar deportistas élite y alto rendimiento. De hecho nuestro equipo es uno de los más jóvenes del Fútbol Profesional Colombiano, nuestro promedio de edad no llega a los 21 años, incluso nuestro Técnico tiene apenas 30 años, de los cuales ya lleva dos al frente del equipo.

Para formar deportistas de alto rendimiento se requieren buenas condiciones, en Soacha hay muchas escuelas de formación, pero desafortunadamente no tienen las condiciones, los escenarios y la organización desde el punto de vista deportivo que deben tener. Se necesita un método claro de trabajo, el futbolista no es el que para o patea bien el balón, antes de formar la condición técnica del jugador se debe formar la condición humana, su talante para que se convenza de que esto es una profesión, porque cuando eso se entiende, el futbolista se entrega bien a su trabajo y se convierte en un símbolo social.

PP.com ¿Cómo está compuesta la plantilla del equipo?

W.P: El proceso que tiene Expreso Rojo es de tres, cuatro o cinco años, son los muchachos que vienen de nuestras escuelas de formación. Sólo tenemos un muchacho de Soacha, Sebastián Quiroga, quien llegó al equipo buscándose una oportunidad y se la ganó. Él ya ha jugado partidos de la B y de la Copa Postobón, y es un jugador que tiene una proyección muy importante en el equipo. Claro está que hay otros jóvenes de Soacha que vienen cerca del proceso y que van a estar en el Sub 19 y el Sub 17, ellos empezarán la formación que les damos para que puedan competir en el equipo profesional.
Somos como todos los equipos del país que tienen jugadores de todas las regiones, los cuales tienen una base deportiva y un recorrido, una trayectoria y una experiencia para que puedan tener buenas presentaciones en el fútbol de élite.

Quisiéramos adoptar la política que tuvo el Atlético Nacional durante muchos años, con aquello de los ‘sólo criollos’, pero eso es algo que toma tiempo y requiere un trabajo bien pensado de al menos 10 o 12 años. No es imposible, pero toma tiempo.

PP.com: ¿Y para llegar a Primera División cómo están las cosas?

W.P: Para citar un ejemplo, a Patriotas de Boyacá le tomó 18 años llegar a la A, a Itagüí 2 años y a La Equidad 3, son proyectos y procesos que se trazan, algunos con la meta clara de llegar a la A y con unas inversiones gigantescas. Otros nos vamos consolidando, porque Expreso Rojo antes de ser un club profesional fue un club aficionado, nuestra historia es de más de 40 años, duramos más de 25 como equipo aficionado y escuela de formación. Posteriormente pasamos a ser equipo de la Primera C, convirtiéndonos en uno de los que ascendió de la C a la B. Ya llevamos 11 años en la Primera B y hemos tenido participaciones muy importantes, aunque aún nos hace falta consolidarnos desde el punto de vista administrativo y financiero, como para pensar que lleguemos a la A y no demos un paso atrás, pues el tema de llegar a la máxima categoría es posible, pero puede que nos pase lo mismo de Tuluá, que subimos y bajamos, por lo tanto eso se convierte en un problema y un desgaste económico para los equipos.

Creemos que desde el punto de vista deportivo y administrativo vamos bien, sólo necesitamos consolidar lo financiero, y eso pasa en el momento en que el municipio entienda que vale la pena apoyar un proceso como este, al igual que el departamento. Por ejemplo, para Itagüí y para Patriotas fue muy fácil ascender, tenían el patrocinio de la Gobernación y de la Alcaldía, porque tenían la convicción de que era fútbol de la A lo que le iban a llevar a su ciudad, y eso fue lo que hicieron.

Tanto al Gobernador como al Alcalde le hemos solicitado una audiencia, esperamos que con la misma formalidad nos respondan, porque es el gesto mínimo para poder entender el desarrollo de un proyecto como este. Queremos plantear el proyecto a los doctores Álvaro Cruz y Juan Carlos Nemocón para aclarar las dudas y que este es un tema de fútbol que nada tiene que ver con cosas distintas.

PP.com: ¿Con Expreso Rojo podría pasar lo mismo que pasó con La Equidad, Juventud Soacha y otros equipos que han representado en algún momento a Soacha en la Primera B?

W.P: Hemos recibido ofertas para llevarnos el equipo, sin embargo aquí estamos, porque entendemos lo que queremos y sabemos que nos interesa esta plaza, nos interesa esta realidad social y humana, pues acá hay un gran potencial y queremos desarrollar este proyecto acá. Soacha tiene potencial y buscamos transformar una realidad social, no sólo desde lo deportivo. A pesar de las ofertas estamos pensando en Soacha y la idea es consolidar el convenio como lo queremos, para llegar a la A en Soacha y jugar en Soacha.