El debilitamiento de una parte del suelo en un sector del barrio Prado Las Vegas, originó la ruptura de la tubería de aguas negras en este lugar, lo cual ha ocasionad no sólo una compleja situación de salud pública, sino la aparición de varias plagas que están generando serios problemas a los habitantes de este sector de la comuna dos.


La emergencia se presentó hace aproximadamente seis meses, y según manifiestan los vecinos, a pesar de que se ha dado aviso de la situación a las autoridades, poco se ha hecho para atender esta problemática, o erradicar a estas especies que, aparte de causar incomodidad, son sinónimo de problemas ambientales, salubridad y salud para las personas que viven en el lugar.

“La tubería se nos rompió y el pasó de las aguas negras está totalmente abierto, tocó destapar el suelo para que las aguas puedan circular, pues en el barrio tenemos todas las alcantarillas tapadas. Nos hemos quejado y también se han pasado varias peticiones a la Alcaldía, sin embargo no nos han colaborado. La situación es tan complicada que hasta vemos ranas por ahí caminando por el barrio, sin olvidar que también hay ratas y zancudos”, explicó Édgar Acosta, Presidente de la JAC de Prado Las Vegas.

“El terreno ha cedido y las tuberías se nos rompieron, necesitamos con urgencia que la Alcaldía nos eche una mano, pues la contaminación es tremenda. Ya tenemos niños enfermos, y los adultos también han empezado a tener complicaciones”, expresó uno de los habitantes de Prado Las Vegas.

“Nos ha tocado ‘echar’ pica para tratar de controlar las aguas turbias y lograr que estas lleguen al caño donde se depositan, a fin de que la motobomba las evacúe. Nos preocupa que cuando llueve las aguas se nos vienen de todas partes, lo peor es que somos nosotros los que tenemos que pagar ese motobombeo. El problema es delicado, hasta ahora no hemos tenido una respuesta real por pate de las autoridades”, agregó otro habitante del barrio.

Mientras que la comunidad de Prado Las Vegas espera la acción y la ayuda de las autoridades, las ranas, las ratas, los zancudos y las demás plagas que ‘visitan’ el lugar; sumado a los malos olores y las dificultades de salud generadas por las aguas negras, seguirán acechando a los habitantes del barrio.