Un escándalo estalló en el municipio de Cota,  Cundinamarca, luego de la denuncia que hizo un exfuncionario de la Alcaldía ante la Fiscalía, lo que sería un fraude de al menos $1.300 millones, que funcionarios públicos habrían cometido a través del pago irregular a contratistas.

Hugo Alejandro Melo Ruiz, quien hasta hace poco trabajaba para la Secretaría de Hacienda del municipio, dijo que el desfalco se cometía a través de pagos dobles que le obligaban a hacer por cheques y transferencias, pues lo habrían amenazado que de no hacerlos, lo iban a culpar de todo el desfalco.

Sumado a esto, indicó que dos días antes de las pasadas elecciones lo hicieron hacer mútilples giros por $7.000 millones. Después de los comicios fue trasladado de dependencia, mientras que el personero del municipio presentó su renuncia. 

«Decidí hacer la denuncia porque ya es hora de detener esto que no solo está pasando en Cota sino en todo el país, y es una forma de aportar un granito de arena», señaló a Noticias Caracol Alejandro Melo, quien solicitó a la Fiscalía protección.

Algunas de las empresas a las cuales se les giró cheque fueron: Mundo Limpieza, Asesorías y Servicios Óptimos, Fundación Social y Cultural V8, Global Net Colombia y Unión Temporal Agro.

El escándalo no acaba allí. Ante las revelaciones, el alcalde de Cota, Carlos Julio Moreno, aseguró que él fue el que interpuso la denuncia y que le parecía curioso que se hubiesen conocido las declaraciones de Melo Ruiz justo después de que hubiera aparentemente conocido el desfalco.

«La preocupación es que desde el 2011 se interpusieron denuncias y estos procesos ya están a punto de precluir. Se estaba hablando de años anteriores de un desfalco de $18.000 millones y de lo que sale ahora son $1.300 millones», dijo Moreno.

Por su parte, la secretaria de Hacienda, Cecilia Malté Álvarez, aseguró que las irregularidades se habrían cometido a través de maniobras a sus espaldas que impidieron que estos hechos se evidenciaran en las auditorías, mientras que por su parte, Hugo Alberto Villamil, extesorero del municipio y principal acusado, ha dicho que está dispuesto a colaborar con las autoridades y no se está escondiendo.

Por ahora se espera que las autoridades actúen en este caso, pues ya se realizaron las correspondientes inspecciones en el municipio y la Fiscalía confiscó los computadores desde donde se habría cometido el desfalco.

Fuente: elespectador.com