Un caso muy similar al ocurrido con la adjudicación del nuevo hospital de Soacha se presenta en Fusagasugá. Según la Contraloría departamental, el proceso licitatorio de una obra de más de $5.400 millones de pesos. Sin embargo en horas de la mañana se constató por parte de la Contraloría de Cundinamarca la suspensión del proceso.


A primera hora del día de hoy se constató por parte de la Contraloría de Cundinamarca la suspensión del proceso, No 01-2016, para la construcción del Centro de Atención Primeria, luego que la gerente encargada de la ESE Hospital San Rafael de Fusagasugá publicó el acto administrativo ayer a las 4:44 p.m.

“Se garantizó así que no exista detrimento del patrimonio de los cundinamarqueses”, explicó el Contralor de Cundinamarca, Ricardo López Arévalo, al tiempo que destacó la gestión articulada de los órganos de control, los ordenadores del gasto y los medios de comunicación para ejercer una lucha eficaz contra actos de corrupción en el departamento.

“Reconozco que en la expedición de este acto administrativo fue oportuna la intervención del Gobernador del departamento Jorge Emilio Rey y su Secretaria de Salud”, precisó el jefe del ente de control.

Al mismo tiempo, el contralor señaló que Cundinamarca no aguanta un escándalo más y que en la lucha contra la corrupción solicitó acciones inmediatas, además requirió a los organismos de control y vigilancia del departamento, que hacen parte de la Comisión Regional de Moralización, que por el trabajo articulado inicien las investigaciones disciplinarias y penales a que haya lugar.

Así mismo, indicó que, en carta enviada al gobernador del departamento, Jorge Emilio Rey Ángel, le solicitó adoptar las medidas administrativas, a fin de evitar, en el desarrollo de esta convocatoria pública, la vulneración de los principios de la función pública y la contratación estatal”.

“No es claro que, para esta obra de más de $5.400 millones de pesos, se planteen términos tan cortos: en el cronograma de proceso se estipuló, entre la publicación de los pliegos de condiciones, el 30 de septiembre de 2016, y el cierre de la convocatoria, el 6 de octubre, sólo 5 días hábiles; aspecto que impediría la participación en igualdad de condiciones a un número plural de proponentes y así presentar una oferta idónea, estructurada y garante de los fines de la contratación”, recalcó el contralor.