Hay policías y funcionarios capturados y la Fiscalía reveló que los implicados recogieron cantidades de dinero que se repartían, fruto de comisiones ilícitas a cambio de imponer comparendos.

Todo parte, al parecer y según la Fiscalía, de la creación de una empresa criminal conformada por la oficina del Sert de Soacha, policías de Tránsito y el operador de las grúas del municipio.

En una audiencia de imputación de cargos, el fiscal denunció que “el mayor de la Policía, David Leonardo Uribe Alarcón, se encargaba de reclutar y convencer a los agentes recién llegados a la Unidad de Tránsito de Soacha, de imponer un récord de comparendos e inmovilizaciones en el día a día, a cambio de recibir comisiones”.

Igualmente, el fiscal del caso denunció que el Mayor Uribe, los intendentes Arbey Rodríguez Vergara, en retiro; Jhon Faber Vargas, y los patrulleros Jhon Freddy Rojas y Duván Alexis Silva, participaron en actividades ilícitas relacionadas con comisiones pactadas para inmovilizar vehículos.

En la misma audiencia, el fiscal dijo que el dinero se entregaba diario, semanal o mensual, y algunas veces los uniformados recibían bonos de hasta 100 mil pesos para comprar en almacenes de cadena.

Tan pronto las autoridades empezaron a recibir denuncias y a tener evidencias, se abrió la investigación para lograr descubrir qué era lo que estaba pasando en Soacha, y de acuerdo a la Sijin, la organización delinquía desde hace más de un año.

La investigación incluyó agentes encubiertos y la instalación de cámaras ocultas, tanto en la oficina donde funcionaba el Sert Soacha, como en varias patrullas de tránsito para conocer a ciencia cierta el actuar de los implicados.

Según agentes de policía judicial y luego de observar las imágenes de las cámaras instaladas y hacer las respectivas pruebas técnicas, una funcionaria del Sert llegaba en la mañana con una bolsa a retirar millones de pesos empacados en guayos de fútbol, dinero que debía repartir a los policías y a los de las grúas.

En la audiencia, dijo la Fiscalía que se recaudaban ilegalmente 25 o 30 millones de pesos a la semana para repartir.

Pero las cámaras instaladas en las patrullas de tránsito también dejaron ver que los agentes sacaban fajos de dinero de bolsas plásticas, producto de las comisiones que les daban por imponer el récord de inmovilizaciones y comparendos.  

La investigación sigue para conocer si hay más implicados, incluso se conoció que la semana pasada fue capturada una persona vinculada a la empresa de grúas que presta el servicio en el municipio.  

El fiscal asignado al caso en la audiencia pidió cárcel para los capturados, pero el juez les otorgó la detención domiciliaria por no tener antecedentes penales.

Apoyo y fuente: Noticias RCN