“Resulta indispensable seguir limpiando, seguir dragando. Por ningún motivo vamos a dejar inundar el sector de la Autopista Norte y del acceso a Chía, estamos trabajando con la concesionaria, vamos a reforzar al máximo todos los jarillones con el apoyo de Ejército y de la Policía”.


Así lo sostuvo el Gobernador Andrés González Díaz, tras el recorrido adelantado por el río Bogotá en compañía del director de Gestión del Riesgo, Carlos Iván Márquez; el comandante de la Policía de Cundinamarca, Coronel Fabio Castañeda; el alcalde de Chía, Orlando Gaitán Mahecha; miembros de la Policía, del Ejército, de Infantería de Marina y de los organismos de socorro.

Durante el recorrido, que inició a la altura del sector Puente Vargas, ubicado en límites de los municipios de Cajicá y Sopó, se hizo una inspección ocular del estado del río, así como de los avances de las obras que se adelantan por parte de la CAR, la Concesión, la Universidad de la Sabana y las administraciones de Chía y de Cajicá, con el fin de reforzar este sector que hizo parte de uno de los más afectados en el Departamento durante la pasada temporada de lluvias. El recorrido, que terminó en el Puente del Común, permitirá organizar un plan de contingencia y de respuesta ante cualquier problemática nueva que se presente.

González Díaz, destacó la conformación de una alianza estratégica entre las autoridades locales, departamentales, nacionales y las Fuerzas Armadas, que permitirá enfrentar con positivos resultados la segunda temporada invernal. “Tenemos una alianza con la Armada, con la Policía, con Bomberos, con Defensa Civil, con los alcaldes, y todos vamos a trabajar en grupo día y noche para trabajar en el reforzamiento de jarillones, dragado y labores de limpieza. No nos podemos vencer y no vamos a dejar inundar sitios como el Puente del Común, la variante de Chía. Aquí tenemos un gran reto, tenemos el gran apoyo de la Dirección del Riesgo con Carlos Iván Márquez a la cabeza, y de Colombia Humanitaria, y unidos con el Gobierno Nacional vamos a enfrentar esto día a día”, indicó.

Así mismo señaló que se va a hacer un esfuerzo máximo para que no impere la burocracia ni la negligencia. “Lo que no puede ocurrir aquí es que haya problemas por burocracia, por negligencia o por falta de acción. De manera que vamos a estar al tanto de lo que ocurra con el río Bogotá palmo a palmo”, sostuvo.

Una vez culminó el recorrido, el Gobernador Andrés González Díaz, manifestó que el río Bogotá requiere de mucha más limpieza y de maquinaria moderna. “En toda esta zona es necesario hacer mucha más limpieza, dragados en puntos críticos, reforzamiento de jarillones y de eso se trata, de una operación de control y vigilancia, y de adopción de estrategias muy concretas para limpiar toda esta parte alta del río Bogotá. Desde luego que frente a los diluvios que se pueden registrar no bastan este tipo de acciones, hemos dicho que es necesario tener un sistema moderno de bombeo a la altura de Sesquilé para poder recoger millones de metros cúbicos en caso de una creciente enorme y poder llevar eso a Tominé, hay que combinar las dos acciones, bombeo en la fuente, en el nacimiento del río Bogotá, modernizar unas bombas que se hicieron en los años 60 y que hoy requieren de una urgente reparación y complemento, esto lo estamos trabajando con la Empresa de Energía de Bogotá y lo hemos hablado igualmente con la señora Alcaldesa de Bogotá, con quien estamos trabajando estrechamente estos temas”, manifestó.

Por su parte, el director de Gestión del Riesgo del Ministerio del interior, Carlos Iván Márquez, señaló que lo que se busca es crear una estrategia con el fin de prevenir que se repitan los enormes estragos originados por el invierno.”Lo que buscamos, desde ya, son alternativas preventivas para que la nueva temporada no nos vaya a tomar por sorpresa sino que por el contrario, que nos coja prevenidos y evitar lo que tuvimos en el pasado. Lo positivo es que hoy ya tenemos una fuerza común entre lo local, lo departamental y lo nacional”, indicó.