En un ejercicio interesante que está realizando el Comité del medio ambiente de la Junta de Acción Comunal del barrio en que resido sobre un diagnóstico ambiental, me llamó la atención el tema de la invasión del espacio público, más como un ciudadano del común y raizal de este querido Municipio, y por el sentido de pertenencia que me asiste quiero hacer un análisis constructivo sobre este tema.


La reflexión la hago para que las autoridades, en cabeza del Alcalde y el Concejo Municipal, se concienticen de la necesidad imperante de reubicar a los vendedores informales y recuperar el espacio público, porque la percepción de propios y extraños es que se le salió de las manos a la actual administración, y se ha ido extendiendo hasta tal punto que en las mismas barbas de nuestros gobernantes a diario se ve la vulneración del derecho a un trabajo digno y el disfrute del espacio público por parte de los habitantes del Municipio, hasta tal punto, que vale la parodia del espacio de un noticiero: “¡Que tal esto!”.

Piensen ustedes que si seguimos adobando la paupérrima estigmatización con este desorden, cada vez nuestro terruño se aleja de la visión de la actual Administración: “Soacha para vivir mejor”.

De hecho se sabe que es un gran conflicto para un gobernante decidir entre el derecho al espacio público versus el derecho al trabajo, en especial conociendo las características de la población que en un 80% son del nivel socioeconómico 1, 2 y 3, que sin temor a equivocarme el índice de desempleo está por encima de la cifra oficial (12%) y que lo más grave es que más del 35% de la población ejerce la economía subnormal sin ningún tipo de garantías de seguridad social, pero bueno… supuestamente eso es empleo para las estadísticas del gobierno, entonces que hacer?.

Llevamos dos años de gestión municipal para que se hubieran desarrollado alternativas de solución, en cumplimiento de las acciones y metas planteadas en el Plan de Desarrollo 2008 -2011 “Soacha para vivir mejor”, concretamente en su Artículo 19 está definida la política denominada “Soacha con espacio para la gente” que tiene como objetivo “aumentar, recuperar, habilitar y mantener el espacio público para el encuentro y el esparcimiento de la población de nuestro municipio”; directriz que está estructurada por dos programas, el primero “Espacio público para el bienestar poblacional” y el segundo “Recuperación y habilitación del espacio público” y de la serie de metas y acciones que se plantean considero pertinente “la elaboración del plan maestro de espacio público, plan de reubicación y recuperación del espacio público, organizar y adecuar espacios para los vendedores ambulantes del centro de la ciudad, mejorar espacios públicos, andenes y mobiliario urbano del centro de la ciudad e incentivar el mejoramiento de fachadas en el centro de la ciudad”.

Esta formulación de política tiene como soporte el diagnóstico participativo en donde se identifica claramente que una de las mayores falencias lo constituye el espacio público peatonal, recreativo y de esparcimiento. También se determina qué se carece de un control fuerte frente a la invasión del espacio público que se ha venido incrementando por el aumento del comercio informal localizado en los principales ejes comerciales, así como la proliferación del parque de vehículos. (Fuente: Plan de Desarrollo 2008 – 2011).

Pero si de algo sirve, anexo el fallo de la sentencia No. T-091/94
DERECHO AL ESPACIO PUBLICO / DERECHO AL TRABAJO-Coexistencia / VENDEDOR AMBULANTE-Reubicación:

«Del libre ejercicio del derecho fundamental al trabajo depende la subsistencia de las familias de los vendedores ambulantes. Sin embargo, su ocupación del espacio público no está legitimada por la Constitución. Se impone por lo tanto establecer una pauta de coexistencia entre los derechos e intereses en conflicto, que resulte proporcional y armoniosa en relación con los valores y principios consagrados en la Constitución y que permita al Estado dar cumplimiento a la obligación a su cargo de `velar por la protección de la integridad del espacio público y por su destinación al uso común’, así como de `propiciar la ubicación laboral de las personas en edad de trabajar’. Cuando una autoridad local se proponga recuperar el espacio público ocupado por vendedores ambulantes titulares de licencias o autorizaciones concedidas por el propio Estado, deberá diseñar y ejecutar un adecuado y razonable plan de reubicación de dichos vendedores ambulantes de manera que se concilien en la práctica los intereses en pugna».

Además recordemos que hay un marco legal extenso como herramienta, desde la misma Constitución Política de Colombia en sus artículos 63, 82 y 88, Ley 9° de 1989, Ley 388 de 1997, Decreto 1504 de 1994, POT y la jurisprudencia pertinente, que de hecho lo saben nuestros gobernantes, pero como aporte agendatorio esta bien.

Creo que es hora de resultados efectivos y concretos frente a este tema, no se puede admitir más en los informes de gestión las buenas intenciones, la cantidad de reuniones, la cantidad de capacitaciones, etc., nos urge resultados reales y medibles frente a esta problemática social. Si al menos se recuperara el supuesto EJE AMBIENTAL de la calle 13, nos daríamos por bien servidos.
Se critica que los concejales no formulan iniciativas coherentes, que dependen de las iniciativas del ejecutivo y la falta de convocatoria a debates de verdadero control político, pues este es un tema realmente interesante para que cualquiera de mis amigos concejales lo asuman como un reto, presentando iniciativas que coadyuven al mejoramiento de la calidad de vida tanto de los vendedores informales como de la comunidad en general. Iniciativas como la creación de una entidad descentralizada defensora del espacio público, el modelo lo tenemos en la capital con el Departamento Administrativo Defensor del Espacio Público, el control político al cumplimiento de lo plasmado en el Plan de Desarrollo por que es un mandato aprobado con el Acuerdo 18 de mayo 21 de 2008, la creación del día del espacio público como mecanismo de reflexión, concientización y revisión de las acciones y metas, entre otras.

Soacha para vivir mejor con espacio público bien manejado, preferiblemente sin criterio politiquero y ante todo la solución efectiva para las personas que buscan alternativas de generación de ingresos cuyo papel asesor directo del Alcalde son las Secretarias de Desarrollo Social, Planeación y su oficina de Desarrollo Económico, con una Secretaria de Gobierno con acciones efectivas y promotora del Plan Maestro del Espacio Público (que de hecho hasta el momento van rajados dos secretarios frente al tema) y un Concejo Municipal ejerciendo un verdadero control político y generando iniciativas que propendan a la solución efectiva del problema.

Luis Alfredo Chía González,
Administrador de Empresas – EGS