Durante los fines de semana del mes de agosto, decenas de familias y grupos de amigos decidieron elevar sus cometas en diferentes puntos del municipio, sin embargo la mayoría de lugares no son propicios para tal fin.


Los sábados y domingos del mes de agosto suscitaron el fenómeno de convertir los pocos espacios verdes del municipio en parques para elevar comentas y compartir momentos de esparcimiento al lado de familiares y amigos. La mayoría de estos espacios corresponden a propiedad privada o terrenos del municipio a los cuales no se les brinda constante mantenimiento. Son pocos los escenarios como el parque Tibanica y el Club Compartir los que cumplen el papel de parques destinados a la diversión familiar de los miles de habitantes que viven en el municipio de Soacha.

“Yo me vine aquí a Terreros porque la verdad en mi casa son cuatro niños y no tengo el dinero para llevarlos al Simón Bolívar, el Tunal u otros parques grandes de Bogotá. Aquí es fácil venir, caminamos un poco y no tenemos que pagar transporte”, explicó Juan Rodríguez, habitante de comuna cuatro, quien junto a sus cuatro hijos, contaba con la compañía de su esposa y otros familiares.

Precisamente, la ausencia de escenarios deportivos, obliga a varias personas a utilizar los espacios verdes menos adecuados para diferentes prácticas recreativas. Así se evidenció en el separador de la avenida Terreros en donde varias personas estaban elevando cometa durante el fin de semana.

«Aquí no tenemos parques y los niños quieren salir a divertirse, entonces no tenemos otra opción que utilizar el separador de la avenida o los lugares que veamos cómodos para poder divertirnos con nuestros hijos. Yo vivo en los apartamentos de aquí de al frente y no conozco a qué otro lugar de Soacha me pueda dirigir. Sé que allí cerca queda el parque de Tibanica pero las veces que he ido, he visto que está lleno de suciedad de perro por eso no me gusta que los niños se vayan para allá», expresó Marina Agudelo, una nueva residente del municipio.

Por su parte, en el sector de la Veredita y vía Indumil escenarios tradicionales del municipio para elevar cometa, los vecinos se encuentran preocupados porque están perdiendo estos espacios.

«Hace unos años íbamos a Fedenorte a compartir el día de cometas, ahora está encerrado con obras que no avanzan mucho. Luego veníamos aquí a estos potreros que acompañan la ciclovía, ahora los están urbanizando y cada vez contamos con menos lugares para divertirnos con nuestros hijos», expresó Alba Martínez, manifestando una vez más la necesidad de tener espacios de recreación para el municipio.