El candidato al senado por el partido de la U, Roy Barreras, lamentó que Cambio Radical haya desestimado el liderazgo de Fernando Ramírez al negarle el aval y aseguró estar satisfecho con su presencia en la actual campaña política. Además aseguró que es la primera vez que recibe apoyo del municipio de Soacha y habló de temas como el proceso de paz y de lo que él piensa del actual alcalde municipal.


Roy Barreras es médico de profesión, además adelantó estudios en Filosofía y Letras, y Administración y Sociología a nivel de Postgrado. Fue elegido Senador de la República en 2010, y elegido Presidente del Senado de la República para el periodo julio 2012 – julio 2013.

Actualmente es candidato para el Senado 2014 -2018 por el Partido de la U con el número 5 en el tarjetón, liderando el cambio para Colombia en búsqueda de la Paz
Así habló Roy Barreras para Periodismo Público:

Dr. Barreras, ¿por qué ese cambio tan brusco de la medicina a la Política?

Los médicos estamos entrenados para salvar vidas, pero hay un día que podemos comprender que se pueden salvar muchas más vidas que en un hospital, por ejemplo sacando a Colombia de la guerra, haciendo la paz, que es mi propósito fundamental.

Entiendo que desde 2006 está en el Congreso ¿Cuáles han sido sus principales logros, primero como Representante y luego como Senador de la República?

Hay que recordar que el Congreso tiene tres funciones fundamentales: la labor legislativa, es decir, hacer las leyes; el control político y la gestión por el territorio. Hemos hecho la labor legislativa más productiva en mucho tiempo. Menciono sólo algunas leyes: Ley de insolvencia económica para personas naturales, la ley que aumentó el castigo a los abusadores de menores a 60 años de cárcel, la ley de víctimas, el marco para la paz, la reforma a las regalías que llevó recursos de regalías a todos los municipios de Cundinamarca, incluyendo a Soacha, que antes nunca había recibido, la ley de sostenibilidad social que le dio el salario mínimo a las madres comunitarias, la ley de Familias en Acción y la ley de bomberos, entre otras, todas tuvieron mi autoría o ponencia y hoy han servido para mejorar la condición del país. Ahora, los debates de control político son innumerables, recuerdo el que demostró la inseguridad a las fuerzas militares y que motivó luego a la radicación del proyecto del fuero militar, y la gestión territorial en 20 departamentos para impulsar el desarrollo de aquellas regiones que aportaron con su voto a mi elección la primera vez como senador.

Siendo usted médico, ¿qué concepto tiene del estado de la salud en Colombia y qué piensa de la reforma a la salud, tan cuestionada por muchos?

La reforma actual no es la reforma que necesita Colombia, la verdadera reforma implica en mi opinión por lo menos tres cosas: la desaparición de las EPS como intermediarias, la responsabilidad directa del Estado en las red publica hospitalaria y la recuperación de la estrategia de atención primaria en salud, también en cabeza del Estado, reconstruyendo la red de puestos y centros de salud, y haciendo énfasis en la prevención de la enfermedad. Quiero ver más promotoras de salud recorriendo las calles, las veredas, los corregimientos y menos unidades de cuidados intensivos facturadas a altos costos por las EPS que como intermediarias, no solamente privilegian el lucro sino que además hacen imposible la calidad de la atención en salud.

En el senado usted asumió la presidencia de la Comisión de Paz del Congreso. A propósito de este tema y desde su óptica, ¿Qué puede pasar con el actual proceso de paz de La Habana?

Pondremos fin a un conflicto que lleva 60 años, ha sido un proceso difícil pero novedoso y distinto al del Caguán, lejos del país, sin ceder un milímetro de territorio, sin distención, sin despeje y sin cese de operaciones militares; este año si los colombianos acompañan el proceso de paz, podemos poner fin a esta guerra.

¿Con qué argumentos dice que le apuesta a la paz y no a la guerra?

Colombia se gasta 27 billones de pesos al año en la guerra, 73 mil millones diarios es el presupuesto en defensa, dinero que bien podría invertirse en la lucha contra la pobreza o en la generación de empleo. Un país como el nuestro que tiene todas posibilidades de crecer tiene en la guerra su principal lastre, además de 220 mil muertos y 5 millones de desplazados, creo que son motivos suficientes para apostarle a la paz.

¿Qué puede pasar con el denominado posconflicto?

El posconflicto es una condición que ya estamos viviendo, lo que necesitamos es poner fin al conflicto para poder dedicar todo el esfuerzo a la reconstrucción del tejido social, a la reintegración social, a la reconstrucción de las oportunidades para quienes la guerra se las ha negado o simplemente por la desviación de recursos militares que podrían incidir positivamente en la equidad social.

Hablando de Soacha, ¿cómo logró hacer llave con líderes reconocidos como los hermanos Jorge y Fernando Ramírez?

El doctor Fernando Ramírez aspiraba a ser representante a la Cámara en la lista de otro partido, el cual finalmente desestimó ese liderazgo de Soacha y de Cundinamarca. Nosotros estamos muy satisfechos de contar con su muy valiosa presencia y además de haber asistido a la positiva coyuntura de la reunificación de los hermanos Jorge y Fernando, que seguramente tienen muchísimo que ofrecerle todavía a Soacha y Cundinamarca. Observo en estos liderazgos la fuerza suficiente y el compromiso completo con esta causa; doy testimonio de su trabajo comprometido.

En sus 8 años en el Congreso, ¿qué ha hecho usted por Soacha?

No tuve el privilegio de que Soacha votara por mí, no había tenido oportunidad de ser invitado por ese Municipio ni de haber sido acompañado por algunos de sus dirigentes; es la primera vez que Soacha acompañará mi nombre y sin duda, igual que he hecho por los Municipios en los que he obtenido votación, Soacha sabrá que cuenta con un Senador que estimule su desarrollo y la solución de sus principales problemas.

De ser elegido nuevamente senador de la república, ¿cuál es su compromisos con esta ciudad tan golpeada y descuidada por el gobierno nacional?

Soacha es una ciudad colapsada, mal planificada, con una explosión de vivienda, sin colegios, sin educación, sin vías de acceso, completamente ahogada por los problemas de movilidad y de inseguridad. Soacha es un problema nacional y es una oportunidad también para Colombia; es una ciudad en plena expansión que crece abandonada. Por eso debe ser una prioridad del gobierno Nacional garantizar recursos suficientes para abrir las vías que recuperen la movilidad de este Municipio y de otorgarle a la ciudad las condiciones de habitabilidad que hoy no tiene, por cuenta de la mala planificación.

¿Qué concepto le merece el actual alcalde de Soacha, que a propósito recibió el aval de su partido?

Puedo dar testimonio de muchos alcaldes que activamente nos han buscado para que podamos estimular la gestión en sus ciudades; nunca he visto ni he recibido noticia alguna sobre proyectos impulsados por este alcalde a quien no conozco.

Finalmente, ¿cuáles son las fortalezas de Roy Barreras para conquistar de nuevo una curul en el Congreso de la República?

Creo en la paz, tengo el compromiso y la convicción de entregar este país mejor de lo que lo recibimos, y mi dedicación exclusiva al propósito de entregar un país en paz, con menos pobres y con más empleo.