Medidas de seguridad para las zonas de borde y otras temáticas relacionadas con la problemática de Bogotá y Cundinamarca fueron las que se analizaron ayer en el III Consejo de Seguridad Región Capital, presidido por la Alcaldesa Mayor Clara López Obregón y el Gobernador Andrés González Díaz.


En el consejo se trataron además temas como el análisis de las cifras de las muertes violentas, articulación del Plan Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes, dispositivo de seguridad para los comicios electorales del próximo 30 de octubre, instalación de CAI’s y cámaras de video-vigilancia en las salidas y entradas de la Capital, ampliación en la cobertura de la Línea Única de Emergencias 123 en el departamento, consolidación del Plan de riesgos y emergencias de la región y análisis de fenómenos de orden nacional, como el desplazamiento.

También asistieron la Secretaria Distrital de Gobierno, Mariella Barragán Beltrán; el Secretario de Gobierno de Cundinamarca, Álvaro Bernal Parra; el Subcomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, Coronel José Javier Vivas; el Comandante de la Brigada XIII del Ejército Nacional, General Juan Pablo Amaya Kerguelen, alcaldes de los municipios del departamento y de las diferentes localidades de Bogotá.

Durante el encuentro, López Obregón manifestó que “la Administración Distrital, en conjunto con los municipios de la zona borde, estudiará en los próximos días la posibilidad de unificar el horario del cierre de los establecimientos de rumba con algunas localidades vecinas de la capital colombiana, a la una de la madrugada. Con esta medida se pretende evitar que a altas horas de la noche se realicen desplazamientos de personas en estado de alicoramiento, que en muchas ocasiones terminan generando riñas y perturbaciones del orden público en la zona limítrofe”.

Por su parte, González Díaz, celebró que la articulación de las estrategias de seguridad que se llevan a cabo entre Bogotá y Cundinamarca, haya permitido la reducción de las muertes violentas, tal es el caso del homicidio, que presenta una reducción del 9,5%; no obstante, el Mandatario Departamental señaló que, “pese a estos buenos indicadores, tenemos que trabajar mucho más de manera conjunta por nuestros jóvenes, quienes son las principales víctimas, especialmente el grupo entre 15 y 19 años, que representa el 16% de muertes, seguido del de 20 a 24 años, que constituye el 19%”.

Según cifras del Centro de Estudio y Análisis en Convivencia y Seguridad -CEACSC-, de la Secretaría Distrital de Gobierno, comparando el periodo comprendido entre enero y agosto de 2010 y 2011, la tasa de homicidios por cada cien mil habitantes de Cundinamarca presenta una reducción de 0,90 puntos, al pasar de 16.61 a 14.97

Las estadísticas comparativas de Cundinamarca entre enero y agosto de 2010 y 2011, demuestran un descenso en cuatro modalidades de muertes violentas: los homicidios disminuyeron 9,5% al pasar de 274 a 248 casos; accidentes de tránsito (-5,4%), suicidio (-16%) y muertes accidentales (-8%). Se destacó particularmente que en 59 municipios del departamento no se ha presentado ningún homicidio en lo corrido de 2011.

Durante el Consejo de Seguridad Región Capital: Bogotá – Cundinamarca, se hizo especial evaluación del caso de Soacha, el municipio de mayor afectación en el Departamento en materia homicidios durante 2011, donde se han presentado 105 casos, que representan el 42% del total de estas muertes violentas. También requieren atención especial Zipaquirá, Girardot, Facatativá, Madrid, Mosquera y Fusagasugá.

Logros conjuntos

Entre los principales logros en cooperación tecnológica para el desarrollo de infraestructura en convivencia y seguridad por parte de la Administración Distrital está la adhesión de 16 municipios de Cundinamarca al Sistema Único de Seguridad y Emergencia -123-, cuya inversión requirió 1.065 millones de pesos y que beneficia al 42% de la población del departamento (1.082.399 habitantes). Los municipios a los que llega en este momento la Línea 123 son: Albán, Bojacá, Cogua, El Rosal, Facatativá, Funza, Gachancipá, Madrid, Mosquera, Nemocón, Sibaté, Soacha, Subachoque, Tocancipá, Zipacón y Zipaquirá.

Además, se avanza en la construcción de tres Centros de Atención Inmediata CAI’s, en los municipios de Soacha, Choachí y La Calera.

Así mismo, con una inversión que supera los 1.700 millones de pesos, en la actualidad se instalan cámaras de vigilancia en cuatro entradas y salidas de Bogotá: peaje Andes/Autopista Norte; salida carrera 7 norte; salida Cota/Suba -La Conejera- y Choachí. Otros trabajos que se adelantan son la iluminación de la salida Bogotá-Choachí por parte de la Alcaldía Local de Santa Fe y la Unidad Administrativa Especiales de Servicios Públicos -UAESP- y la pavimentación de la salida Bogotá-Choachí, por parte del Instituto de Desarrollo Urbano.