120 de los 152 alumnos que el año pasado estudiaron en la I.E La Capilla fueron trasladados a la Institución Educativa Cazucá debido a la orden perentoria de desalojo que tiene la zona luego de un estudio minucioso de Ingeominas.


Los estudiantes restantes fueron ubicados en otras instituciones educativas debido a que sus familias salieron de La Capilla rumbo a las diferentes comunas de la ciudad.

El secretario de Educación Ignacio Castellanos Anaya dijo que la medida tomada obedeció básicamente a la orden del Clopad. “Ustedes saben que no es la institución sino el barrio como tal el que está en zona de riesgo, significa que las personas tienen que desalojar, entre ellos el colegio que está en la zona. Eso no es facultativo de la secretaría, es una orden perentoria del Clopad basado en un estudio de Ingeominas, por lo tanto las familias que se han trasladado a lugares donde consiguieron arriendos, tienen que dirigirse a la institución educativa más cercana y ahí matricular a sus niños. Desde la Secretaría se les está garantizando el cupo a estos menores”, explicó.

Castellanos dijo tener conocimiento de algunas familias que se resisten a salir del barrio y explicó que lo que se quiere es garantizar la continuidad de todos los estudiantes que el año pasado cursaron algún año en La Capilla. “Hemos conocido que no todas las familias han sido reubicadas, unas alegan no haber sido censadas y continúan viviendo allí con el riesgo que esto representa para los niños, a ellos les estamos diciendo que la Institución más cercana es la sede Cazucá, allí se van a tener que reubicar estos menores pero con la buena noticia que vamos a ofrecer una ruta escolar que traslade a los estudiantes hasta el colegio. Para aquellas manzanas que no están en zona de riesgo y que sus niños venían estudiando en la Capilla, ahí está el servicio de transporte”, agregó el secretario.

Finalmente se refirió a los docentes que venían trabajando en la Institución Educativa La Capilla y expresó que se tiene pensado con el Ministerio hacer aulas temporales o en su defecto dictar clases en el salón comunal. Si ninguna de las dos posibilidades anteriores se hace realidad, los maestros también se reubicarán en otras instituciones para que suplan vacancias definitivas o temporales.