Como manera de iniciar su vida laboral, jóvenes estudiantes del colegio Santa Ana se reunieron para exponer varios proyectos productivos que realizan con el apoyo de sus docentes.


Productos como salsas picantes, papel reciclado y calceta de plátano (artesanías con esta planta), fueron algunas de los productos que jóvenes emprendedores que cursan de sexto a undécimo grado expusieron en el Colegio Santa Ana como parte de la “Feria Comercial, Ambiental y Empresarial” en su sexta versión y la cual se realiza cada año en dicha institución educativa.

Las actividades culturales animaron esta jornada en la que los habitantes de la comuna uno observaron y se deleitaron con los productos que de manera voluntariosa y perseverante, elaboraron gracias a los conocimientos que se les brindó por parte de los docentes del plantel educativo.

“El emprendimiento es vital en el colegio, trabajamos los proyectos desde sexto de bachillerato; con esto pretendemos demostrar que los jóvenes pueden subsistir por si solos, crear autonomía en ellos y despertar su sentido humano”, señaló la líder de la actividad, Blanca Fabiola Algeciras, docente de Comercio de la misma Institución y quien estuvo pendiente de la evolución que los estudiantes tuvieron hasta lograr perfeccionar la elaboración de estos productos.

Hay que mencionar que la organización de este proyecto también se realiza con el apoyo de la administración municipal mediante el programa Soacha Joven, quien colabora con elementos de logística y gestiona apoyos para estos estudiantes por parte del SENA y de la Gobernación de Cundinamarca, con el ánimo de visibilizar estos procesos y sobre todo, las capacidades que los mismos jóvenes poseen al momento de iniciar con un proyecto.

“Es una labor que venimos haciendo con mis compañeros y con ideas propias, pero todo sea por mostrar estos productos y que la gente sepa que podemos hacer grandes cosas sin necesidad de tanto dinero, además lo que se busca es crear esos convenios con las instituciones que nos dan la posibilidad de expandir nuestra labor”, indicó Sebastián Romero, estudiante de grado décimo del colegio Santa Ana.