Con preocupación al recorrer la zona industrial de Cazuca se evidencia que varias empresas se han ido, dejando a la deriva a varios de sus colaboradores, la mayoría soachunos y sibateños.  En el lugar que algún día fueron albergadas prósperas industrias se encuentran hoy grandes bodegas que se arriendan o se venden. 

La zona industrial de Cazuca es un sector que genera empleo   para los soachunos  y tributos significativos para el municipio, sin embargo, en menos de dos años varias empresas han migrado a otros sectores del departamento, tal es el caso de Vogue que se fue de Soacha  para radicarse en Funza en una planta más grande y moderna.

Los pocos incentivos tributarios, la falta de adecuación de infraestructura, problemas de movilidad, canalización de aguas residuales  y otras situaciones han generado que paulatinamente las grandes industrias se vayan del municipio.

“Los constantes rumores del cambio en el uso del suelo también han afectado,  los que quiebran sus negocios piensan que el uso del suelo se maneja a voluntad propia y empiezan a ofrecer sus predios para construcción de VIS lo cual desmotiva a sus actuales vecinos y también evita que lleguen nuevos empresarios a la Zona  Industrial de Cazuca.  Al  parecer los  interesados en estas prácticas deshonestas han tratado de involucrar al Concejo de Soacha y ahí es importante anotar que el uso del suelo del Sector Industrial de Cazuca está con exclusividad para Industria tipo 3 y que la actual administración no solo lo ha reconocido sino que se comprometió con motivar la industria actual y buscar mecanismos de atracción a nuevas empresas”, expresó Andrea Ramírez, Directora Ejecutiva de Ainca.

Los industriales reclaman incentivos tributarios para que estos sean usados en modernización de las empresas y generación de empleos, de la misma forma exigen el cumplimiento y celeridad en obras de infraestructura necesarias para el sector  ya que el pago de tributos es alto y poca la inversión que el municipio hace en el sector.

Además, normalmente entidades sin ánimo de lucro, fundaciones e incluso la misma administración municipal siempre tiene en cuenta a los empresarios para pedir apoyo, donaciones, incentivos, refrigerios sin que el sector sienta una retribución significativa a las acciones sociales que este realiza.

El reto de la actual administración es impedir que la industria siga migrando, al contrario, tal como el actual alcalde lo ha anunciado, la búsqueda consiste en traer más empresas y reactivar así la economía y empleabilidad de los habitantes de la provincia.