112 restaurantes de comida internacional reunidos en “El Mundo es Boca” y 113 de comida típica colombiana en “Colombia Si Sabe”, formaron parte del principal evento gastronómico del país.


Culminó la gran feria gastronómica que reunió a diferentes países del mundo, este año como invitado especial estuvo China que deleitó a más de uno con su comida oriental tal como: cerdo en salsa agridulce o tagcu liji, tallarines fritos o chao mian y pato a la pekinesa, entre otros; sin dejar de lado los diferentes platos típicos colombianos como: carne a la llenera, mojarra en salsa, fritanga y bandeja paisa, cabe mencionar la infinidad de postres y helados que tuvieron gran preferencia entre los exigentes comensales que estaban a la expectativa de nuevas delicias.

Entre exquisiteces, música y actos culturales se desarrolló Alimentarte 2010, evento que tiene como objetivo recaudar fondos para las viudas y huérfanos de policías caídos. Carlos Rodríguez, uno de los cientos de asistentes, asegura que el éxito que tuvo el evento fue debido al gran despliegue de actos culturales apoyados por entidades privadas, que tuvo como foco principal el bicentenario de Colombia; personajes como Policarpa Salavarrieta, Manuelita Sáenz, Simón Bolívar, soldados, caballos y damas antiguas, llegaron al parque El Virrey para rendir un homenaje al día de independencia.

Danza Hindú, bandas de música alternativa en pro del ecosistema, y el grupo de “Cuentos cantados” apoyados por Carlos Vives, fueron unos de los grandes espectáculos vistos en el parque El Virrey de Bogotá, donde famosos como Guillermo Vives, Maleja Restrepo y César Mora, asistieron en horas de la tarde para disfrutar del festival gastronómico y cultural, que se dio por terminado hasta las ocho de la noche, dejando gran satisfacción entre los comensales, como asegura Helena Monet, una de las visitantes a la feria gastronómica y quien dice haber estado fascinada con las delicias de este país, y el alto nivel de patriotismo que se tiene.

Es de gran importancia anotar que la logística fue fundamental para el correcto funcionamiento de Alimentarte ya que hubo seguridad en cada carpa, presencia de personal de la Cruz Roja y uniformados que frecuentemente hicieron rondas, garantizando que día a día creciera el número de asistentes.

Los fondos reunidos en Alimentarte 2010 son para la “Fundación Corazón Verde”, que apoya a cientos de familias de policías fallecidos.