Los supuestos comerciantes contrataban falsos servicios para transportar mercancías desde Bogotá hasta Cundinamarca.

La modalidad de extorsión se basaba en pedir un falso servicio de transporte, las victimas cumplían con llegar al punto de encuentro y allí eran secuestrados y obligados a llamar a sus parientes para que pidieran el rescate y evitar que atentaran contra sus vidas.

Gracias a la llamada que realizaron los extorsionistas a la pareja sentimental de un conductor, se dio con el paradero de dos personas sindicadas de secuestrar y extorsionar a estos trabajadores.

Le puede interesar: Capturan dos venezolanos con droga lista para venderla en colegios de Soacha

La esposa del conductor alertó sobre esta extorsión a la policía a través de la línea 165; con esta denuncia se aceleró el proceso de investigación.

Gracias a la oportuna denuncia, el Gaula llevo acabo la captura de dos hombre sindicados de secuestro extorsivo, porte ilegal de armas, hurto y concierto para delinquir luego de que dos conductores que habían sido contratados mediante la modalidad del ‘falso servicio’ para trasladar cargas de alimentos desde Bogotá hacia varios municipios de Cundinamarca y el Eje Cafetero terminaron secuestrados por sus supuestos contratantes y sometidos a cruentos tratos durante 12 horas.

También puede leer: Vehículos robados en Soacha aparecen desguazados en Bogotá

Los uniformados llegaron hasta la Vereda Barro Blanco, municipio de Mosquera en Cundinamarca, donde fue desplegado un operativo en el que se logró la captura de dos personas que se encontraban custodiando al hombre de 60 años de edad y a otro conductor, quien horas antes había sido plagiado por los delincuentes.

Las víctimas narraron que habían sido contactadas a través de mensajes de texto para transportar diferentes productos hasta las afueras de Bogotá, durante el trayecto fueron orientados por los contratistas para tomar vías alternas hasta llegar al lugar acordado donde con armas de fuego los retuvieron, despojándolos de sus pertenencias. También  los obligaron a entregar información de sus familias, datos con los que llamaban a exigir rescate por su liberación.

Referencia: El Tiempo