Desde la construcción de las urbanizaciones en Ciudad Verde ha sido persistente la presencia y proliferación de zancudos, problema que ha generado incomodidades e inconvenientes en la salud a las más de treinta mil familias que habitan la ciudadela, de tal manera que para los habitantes se han vuelto indispensables las mallas eléctricas con el fin de intentar mantener controlada la presencia de estos insectos en sus hogares.


Si bien el problema de los zancudos ya es conocido en Ciudad Verde, ahora los habitantes manifiestan sentirse preocupados por un cambio, según ellos, bastante extraño, puesto que las nubes de zancudos fueron desapareciendo gradualmente. Sin embargo, proporcionalmente aumentó la proliferación de una especie más pequeña, conocida popularmente como el mosquito de la fruta, hecho que ha despertado la curiosidad e intranquilidad de las familias.

Edgar Ortiz, habitante de la ciudadela, relató: “En todo este sector se presencian nubes de un mosquitos pequeños y pareciera que no hay forma de acabarlo porque son varias las fumigaciones que se han hecho, sin embargo se siguen proliferando. El mayor problema es que esos mosquitos van directo a nuestros alimentos y lo más probable es que los contaminen o dejen huevos en ellos, convirtiendo nuestras casas en incubadoras”, indicó.

La misma comunidad ha planteado una serie de hipótesis que podrían ser las causas de la proliferación de este tipo de insectos desde los inicios de la ciudadela, entre ellas la más conocida es la cercanía al canal Tibanica y a los árboles que lo rodean, siendo para los habitantes la principal fuente de proliferación de zancudos.
Roberto Rodríguez, habitante explicó:

“La gente comenta que una de las posibles causas es el riego que hacen sobre el césped de la ciudadela, al parecer el agua que usan es del caño Tibanica, lo que fácilmente podría convertir las zonas verdes en sitios de reproducción de estos insectos. Además desde hace algunos meses por las vías pasan camiones llenos de desechos orgánicos, lo que lleva a pensar a muchos que por los alrededores construyeron una planta de reciclaje o tratamiento de comida en fermentación”, detalló el transeúnte.

Cabe resaltar que el mosquito descrito por la comunidad esta denominado científicamente como Drosophila Melanogaster y popularmente se conoce como mosca de la fruta; efectivamente recibe su nombre debido a que se reproduce en alimentos en proceso de descomposición, principalmente desechos orgánicos, además la comunidad tiene razón al sentir preocupación por su presencia, ya que el 75% de sus genes están vinculados con enfermedades humanas.

Respecto al tema, la directora de medio ambiente, Esperanza Montoya, dijo:
“Efectivamente, durante las visitas de control y vigilancia realizadas a Ciudad Verde, hallamos sobre el predio denominado Tierra Negra, ubicado en cercanías a la ciudadela, la disposición de residuos agropecuarios, identificamos que los desechos ahí tratados son material residual de Corabastos, los cuales no tenían ningún tratamiento previo. En este sentido se reconoció que está planta estaba siendo el causal de la afectación a las familias de Ciudad Verde, en cuanto a la proliferación de mosquitos”, explicó.

Para tratar el problema, la dirección de medio ambiente hizo una visita en compañía de la Secretaría de Salud y el Corregidor, que es la autoridad en la zona rural; puesto que el predio en el que se identificó la causa hace parte de la vereda Bosatama. Posteriormente las dependencias impusieron la medida de suspensión de actividades de la actividad que se estaba desarrollando en el lugar y el debido sellamiento.

La directora de Medio Ambiente, describió: “Se requirió al propietario para que iniciara las acciones pertinentes con el fin de retirar el material que estaba generando la proliferación, así mismo se iniciaron las acciones en pro de mitigar gradualmente el problema de invasión de mosquitos, al tiempo que se remitió un informe a la autoridad que es la Corporación Autónoma Regional (CAR), para que empiece un proceso sancionatorio para el dueño del predio”, puntualizó.

Para finalizar, la funcionaria dijo a los residentes: “Después del trabajo realizado seguiremos haciendo las visitas de seguimiento para ejercer un control sobre el propietario, y esperamos que con las actuaciones que debe iniciar el dueño del predio logremos disminuir la afectación que se está generando a la comunidad de Ciudad Verde”, concluyó.