En la madrugada de este miércoles 2 de junio falleció en el Hospital Cardiovascular de Soacha el entrenador de fútbol Juan Camelo, luego de una descompensación por la diabetes que padecía.

El profesor Juan Miguel nació en Villeta, Cundinamarca, pero hace más de 30 años llegó a Soacha, municipio que lo acogió y en donde tuvo su única hija, Laura Johana Camelo, fruto de la unión con su esposa Sandra Mendivelso. Sin embargo, hay que destacar que llevó una buena relación con Cristian Cantor, su hijastro, quien se convirtió en parte fundamental de su vida.

Desde hace algunos años le descubrieron una diabetes que venía manejando con medicamentos, pero el miércoles de la semana pasado empezó a sentirse mal y los síntomas se incrementaron con el paso de los días. Ayer martes se agravó y fue llevado al hospital Cardiovascular, donde sufrió una descompensación por la enfermedad que tenía, y sobre las 2:00 a.m. de hoy miércoles falleció.    

El profesor Juan Miguel Camelo Herrera tenía 45 años, era licenciado en educación física, especializado en alta gerencia en desarrollo deportivo y con licencia de entrenador de la Federación Colombiana de Fútbol. Fue jugador de fútbol y desde 1997 empezó a dirigir varios equipos; su constancia y disciplina lo llevaron a involucrarse en varios procesos y proyectos, hasta que llegó a ser director técnico de la selección Cundinamarca infantil de fútbol.

Camelo hizo parte del cuerpo técnico de la selección Cundinamarca, manejó las reservas del equipo profesional Unión Soacha en la primera C; en Santa Fe estuvo varios periodos con compañeros que ahora están en el fútbol profesional, como el profesor Carlos Barato. En el equipo cardenal también se desempeñó como coordinador de escuelas y en un proyecto social que se desarrolló en Sibaté, fue el director nacional de fútbol de base del sur. Trabajó además en Fortaleza, universidades y colegios, y Talentos Colombia de Cundinamarca, además de ser docente del Instituto Municipal de Recreación y Deporte de Soacha.

El profe Juan Miguel llevó por años una excelente amistad con el reconocido profesor de fútbol Henry Celis, incluso los dos manejaron algunos procesos deportivos.

Hoy, Juan Miguel Camelo parte a la eternidad dejando un legado inmenso y un trabajo inolvidable en el fútbol del municipio, el departamento y el país.

Desde Periodismo Público enviamos nuestras más sinceras condolencias a su esposa Sandra Mendivelso, a su hija Laura Johana, a Cristian Cantor y a su señora madre Isabel Herrera. Que el Dios de los cielos lo premie por tan loable labor que hizo en vida en pro de la juventud y la comunidad, oramos para que desde la eternidad acompañe y les dé aliento a sus familiares y amigos. Descanse en paz, Juan Miguel, y esté seguro que su memoria perdurará en nuestros corazones… ¡Paz en su tumba!