La eucaristía fue con motivo del primer mes del fallecimiento de monseñor Daniel Falla. Asistieron además los alcaldes de Soacha y Sibaté.

En la Parroquia Catedral Jesucristo Nuestra Paz de León XIII se llevó acabo la eucaristía, cuyo mensaje se basó en el evangelio de San Juan 12: 24, haciendo mención a que, si el grano de trigo no cae en tierra y muere, se queda solo; pero si muere da mucho fruto; de ahí la importancia de renunciar a los deseos que se oponen a la voluntad de Dios y que pueden dar pasos para dañar nuestras vidas y las de los demás.

La eucaristía, además contó con la presencia de los alcaldes Edson Erasmo Montoya de Sibaté y Juan Carlos Saldarriaga de Soacha.  Este último resaltó la sonrisa que siempre caracterizó a monseñor José Daniel y su labor de estar siempre sirviendo a las personas, la que comparó con la de los gobernantes. Del mismo modo, el mandatario Montoya hizo mención a la importancia de que el Nuncio los estuviera acompañando en estos momentos tan difíciles que atraviesan los diferentes municipios del país.

Los asistentes resaltaron el gran carisma, encargo y amor con el que monseñor Falla trabajó por los municipios de Soacha y Sibaté, e hicieron un llamado de perdón y reconciliación en torno al estallido social que ha vivido el país, al igual que mencionaron la necesidad de evitar todo aquello que puede dañar a los demás, e invitaron a estar todos en oración.