Arcenia Mantilla, fundadora del reconocido y tradicional restaurante y piqueteadero soachuno ‘La Negra’, falleció el lunes 1 de abril dejando un vacío en su familia, pero un gran legado a la gastronomía municipal.

Soachuna raizal, mujer de gran carácter y corazón, gracias a su sazón y conocimiento de la cocina típica cundiboyasence, sacó adelante un gran proyecto gastronómico, conocido hoy por turistas y locales.

«Hoy descansa en la paz del señor nuestra fundadora y madre, quien fue una mujer ejemplo de lucha, trabajo y emprendimiento que con su talento y amor por la cocina, deleitó con su sazón a familia, soachunos y turistas, dejando un gran legado en nuestro municipio y un vacío con su partida, siempre estará en nuestros corazones Arcenia Mantilla ‘La Negra'», expresó en redes sociales su hijo Mauricio Neuque Mantilla.

«La Dirección de Cultura lamenta profundamente la muerte de la señora Arcenia Mantilla ( La Negra ) ìcono de la gastronomía de nuestro municipio. Soacha y el restaurante La Negra, están de luto», afirmó el licenciado Héctor Peñaloza.

La velación de doña Arcenia se lleva a cabo en la Funeraria Guerrero (antigua Olivos) en Soacha centro (Calle 12 No. 6-27 sala 1)

Las exequias se realizarán este miércoles 3 de abril en la Iglesia San Bernardino a las 2:00 p.m. y luego conducción de su cuerpo al cementerio local.

Desde Periodismo Público enviamos un mensaje de fortaleza para su familia y allegados.
¡Paz en su tumba!

Historia del Piqueteadero La Negra

La gallina, la longaniza, la rellena, los huesos de cerdo, el tradicional chicharrón y las exquisitas sopas típicas soachunas, son productos conocidos desde hace más de 65 años en el municipio.

Esta tradición comenzó por doña Celestina Munar, quien inició la costumbre familiar de preparar diferentes platos para repartir entre familiares y amigos.

Desde ese entonces, Celestina le entregó sus secretos de cocina a su hija Antonia Ladino Mantilla, quien continuaba preparando estos platos sin pensar que se convertirían en lo más reconocido del municipio.

Para continuar con la herencia gastronómica, Antonia le enseñó lo mejor de la cocina soachuna a su hija Arcenia Mantilla, quien en 1957 quiso compartir con la comunidad estos ricos platos, vendiendo en los toldos que en ese entonces se encontraban frente a la Alcaldía de Soacha; luego se trasladó a la Autopista Sur y así estuvo en diferentes puntos, como en las conocidas ferias y fiestas de los municipios vecinos, hasta instalarse en el sector del centro de Soacha.

Allí fue donde Arcenia pensó en posesionar sus productos en un lugar donde no tuviera que trasladar su negocio. Es por esto que luego de 15 años de haber comercializado sus platos en todos los rincones, se quedó donde hasta actualmente se encuentra el restaurante más conocido del municipio, en la Carrera 7 No. 14 – 63 del centro de Soacha.

Ahora sus hijos siguen la herencia y la tradición que hoy se ha convertido en la parada obligada para quienes llegan o pasan por el municipio.