El Gobierno Nacional destinó un total de 2.629.164 millones de pesos para reparar a 400 núcleos familiares de Cundinamarca, de los cuales $1.368.922 millones se destinaron a 202 familias de las más de 53 mil víctimas que han llegado a Soacha, de acuerdo a estadísticas que maneja la Gerencia de Víctimas de la Secretaría de Desarrollo Social.


La indemnización es una de las cinco medidas de atención, asistencia y reparación integral que contempla la Ley 1448 de 2011, donde también se incluye rehabilitación con profesionales que permite el restablecimiento de las condiciones físicas y psicológicas a las víctimas, carta de satisfacción que permite reconstruir la verdad sobre los hechos ocurridos, la divulgación y dignificación de la memoria de las víctimas, la restitución de tierra que busca retomar o reconstruir los proyectos de vida que tenían las familias, la indemnización que permite al Estado indemnizar a las familias por los hechos que vivieron y la garantía de no repetición que obliga al Estado colombiano a tomar medidas para garantizar a las víctimas y a la sociedad en general, que los hechos de violencia ocurridos, no se vuelvan a presentar.

Las personas que reciben indemnización pueden invertir el dinero recibido en: educación, proyecto productivo o compra de vivienda.

Enelia Rojas tiene 68 años y en el año 2.000 llegó al municipio de Soacha desplazada por la violencia tras ser agredida por uno de los comandantes del Frente 40 de las FARC, episodio en el que estuvo a punto de perder la vida. Ella es una de las beneficiadas y destinará los recursos en la construcción de la vivienda en un terreno que heredó de su mamá y donde espera iniciar una nueva vida en paz con su familia.

Eleázar González, alcalde de Soacha, manifestó que “desde el Gobierno Juntos Formando Ciudad se ha brindado a la población víctima del conflicto un enfoque prioritario” y agradeció el apoyo económico que le brindaron a las familias favorecidas, pero recordó que el Gobierno Nacional aún debe brindar una mirada especial por ser Soacha el mayor municipio receptor de las víctimas del conflicto del país.