Más de 10.000 libros serán archivados en una bodega mientras se decide si se entregarán a otro municipio o se quedarán en Soacha; a esto se suma la pérdida de un espacio cultural que ofrecía servicios y programas gratuitos a toda la comunidad.


La Biblioteca Pública de Soacha administrada por Colsubsidio que venía prestando sus servicios a la comunidad en los predios de la Universidad de Cundinamarca, antiguas bodegas 3M, había funcionado bajo la figura de convenio de cooperación suscrito entre la caja de compensación y la Gobernación de Cundinamarca, acuerdo que está consolidado en un documento y ha sido beneficiado por diferentes prórrogas, la última de estas tenía fecha del 31 de diciembre de 2012, sin embargo, gracias a un otro sí, se prolongó hasta el 31 de marzo de 2013. La razón de la no renovación del convenio es que la Gobernación de Cundinamarca entregó a la Universidad el terreno a partir de la ordenanza 105 de 2011 que cita lo siguiente:

“La Asamblea de Cundinamarca, autoriza al Gobernador para transferir a título de Dación en Pago, unos bienes inmuebles de propiedad del Departamento con el propósito de cancelar la deuda reconocida a la Universidad de Cundinamarca mediante la Sentencia Judicial de fecha 26 de Mayo de 2011, proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca. Entre los bienes objeto de esta decisión se encuentra el ubicado en la Diagonal 6 Bis No. 5-95, instalaciones en las que actualmente funciona la Extensión Soacha de la Universidad”.

La Universidad, coherente con su plan de ampliación de la oferta académica que le brindará a los jóvenes del municipio y con el derecho pleno de usar las instalaciones entregadas por el Departamento, utilizará el espacio en donde funcionaba la biblioteca pública para adecuar la biblioteca universitaria. Además, Foniñez, quien financia el funcionamiento de la biblioteca Colsubsidio, entrega sus recursos a proyectos que se dirigen a población preescolar, básica y media, más no universitaria.

Frente a la situación anunciada tiempo atrás, la administración de la biblioteca Colsubsidio agilizó gestiones con diferentes entes. En una visita realizada por Ana Roda Fornaguera, directora de la Biblioteca Nacional, entidad encargada de manejar todos los asuntos de las bibliotecas del país, se socializó la situación, sin embargo, ante el Estado la biblioteca administrada por Colsubsidio no figura como municipal, siendo esta una de las razones por las cuales Biblioteca Nacional reduce su intervención. Por otro lado, se estableció diálogo y cercanía con el encargado para asuntos especiales de Soacha, Iván Moreno, quien trasladó el tema al Gobernador del Departamento. Además, se establecieron reuniones con anteriores Directores de Cultura del municipio, Secretario de Educación y luego de varios intentos con administraciones municipales pasadas, el alcalde Juan Carlos Nemocón, se reunió en enero de este año con representantes de biblioteca Colsubsidio.

Mientras estuvo al frente de la Dirección de Cultura el Licenciado Ricardo Clavijo, con Colsubsidio se realizó una visita a las bibliotecas La Isla, El Charquito y Joaquín Piñeros Corpas, con el fin de establecer una red de bibliotecas municipales; la caja de compensación asumió la responsabilidad de entregar un proyecto que nunca llegó a la autoridad municipal competente. Por otro lado, en 2013 el acalde Nemocón solicitó a la entidad realizar una propuesta para la administración de la biblioteca, documento que periodismopublico.com desconoce si ya fue entregado. Sin embargo, la administración municipal ha invitado nuevamente a representantes de Colsubsidio para tomar decisiones al respecto, aunque inicialmente fue planeada para el mes de marzo, la fecha se trasladó para el próximo 3 de abril.

Por su parte, Juan Miguel Méndez, Secretario de Educación de Soacha, informó que “El convenio no era con el municipio, aún así, nosotros hicimos un esquema de colaboración, incluso les ofrecí que se trasladaran a la casa de la cultura, aunque sé que la infraestructura del lugar fue construida hace 20 años y no se cuenta con toda la normatividad de accesibilidad, se está trabajando para que esto se logre, ya hay diseños y estudios avanzados para intervenir y adecuar el teatro-local del primer piso y permitir que en ese espacio funcione la biblioteca para discapacitados”.

Sin embargo, los más afectados por la ausencia de la biblioteca son los miles de usuarios mensuales que se benefician de ella, quienes participaban gratuitamente de los programas y servicios que ofrecía la biblioteca.

«El miércoles comencé a notar la falta de los libros que siempre estaban en la entrada y pregunte ¿qué sucedió con los libros?, la respuesta fue que estaban en “limpieza”, por lo visto una limpieza muy extensa y profunda porque el sábado tampoco estaban los libros. Ya no se estaban prestando porque según los funcionarios se “estaba haciendo inventario”. Me he beneficiado de la biblioteca por años y ha sido el lugar en donde he aprendido hasta más que en mi época de colegio, este espacio me ha servido para fortalecer mis conocimientos literarios y para disfrutar de un exquisito libro y un buen café que lo acompaña. Lo que más molesta es que no avisen a los usuarios que la biblioteca se va a cerrar y todo lo hagan a escondidas, como si nosotros no mereciéramos ninguna explicación», afirmó Angie Rozo, una asidua visitante de la biblioteca.

Por ahora, la orden dada por Piedad Caballero, Secretaria de Educación de Cundinamarca, es que los libros y la dotación de la biblioteca se guarden, hasta que el Departamento encuentre otro municipio u otro espacio en Soacha para ubicar nuevamente la biblioteca. Mientras tanto, la comunidad del municipio queda a la expectativa de los resultados de la próxima reunión entre la Alcaldía municipal y la administración de la Biblioteca Colsubsidio.