Según los estudio previos del Festival, la propuesta ganadora dejó un presupuesto de $58.500.000 para 39 grupos o artistas locales que se presentaron en los tres días, es decir, un promedio de $1.500.000 para cada uno. Sin embargo, al consultar con varios de ellos, aseguran que en promedio recibieron entre $500 y $600 mil pesos.


Y es que si se revisa detalladamente lo que arrojó los estudios de mercado, en buena parte de los ítems hay una diferencia marcada entre el costo real y lo que se cotizó. Por ejemplo en la presentación de grupos y artistas, se dejó un presupuesto de $39 millones para 6 artistas invitados profesionales, un promedio de $6 millones y medio para cada uno; sin embargo y según la programación, al parecer se prometió ese dinero por el hecho de ser artistas no residentes en el Municipio, porque a los locales se les reconoció diez veces menos.

Como ejemplo de lo anterior también se puede mencionar la apertura o desfile inaugural del Festival. Inicialmente se habló de un “espectáculo de apertura comparsa circense que combina música, acrobacia en zancos, contorsionismo, malabares, bailarinas con cintas de colores, y muñecos personificados monociclistas batucadas que recorrerán dos kilómetros”, por el que según el estudio de mercado, se cancelaría $6.500.000.

Las pocas personas que observaron el desfile inaugural, aseguran que había un promedio de 20 personas en la supuesta comparsa y no pasó de ser un pobre espectáculo con tambores y disfraces.

Continuando con los artistas y según los mismos estudios, se habrían cancelado 90 millones de pesos por la presentación de la orquesta ‘La Rebelión’ y del duo vallenato integrado por Jorge Celedón y Jimmy Zambrano. Y aquí se cuestiona el hecho, no de la calidad de los artistas, sino de haber pagado tanto dinero por un espectáculo para unas 300 personas que asistieron al estadio Luis Carlos Galán, fuera del VIP, porque además de lo que cobraron los grupos, hay que sumarle tarima, luces, sonido, refrigerios, logística, baños y otros elementos que elevan bastante dicha cifra.

Para tomar solo un ejemplo de lo que hay que sumarle a los 90 millones de pesos que se le habrían cancelado a los dos grupos, aparece un tapete en acrílico de 7000 metros cuadrados para el cubrimiento de la gramilla. Los pocos que asistieron aseguran que el tapete no cubrió ni una parte de lo prometido. No obstante, por dicho servicio se asignaron 24 millones de pesos.

Dentro del estadio aparece también la realización de una fiesta laser, por la que-según los estudios- se pagó $13 millones, un pobre espectáculo que no pasó de ser la presentación de un DJ con escasos efectos de luces y sonido.

Y todo lo anterior es solo un ejemplo de lo que la Secretaría de Educación, a través de la Dirección de Cultura, pagó por la realización del XVIII Festival del Sol y de la Luna. Para colocar dos ejemplos de dicha improvisación y falta de planeación, los afiches y pasacalles de promoción se colocaron el viernes, ya cuando el festival había comenzado. Igual sucedió con los volantes de la programación, incluso el domingo, día de cierre, aún se estaban repartiendo.

Una de las cosas que más se critica es el atropello a los artistas locales en cuanto a lo económico. Todo el año la mayor parte de grupos colaboraron con las presentaciones de la administración municipal, en la mayor parte de los casos sin cobrar un peso, como el caso de los septimazos, con la esperanza de que en el Festival Sol y Luna les pagara lo justo.

Pero no fue así. La Secretaría de Educación, a través de la Dirección de Cultura, asignó $357.756.500 para sólo tres días, donde reinó la ausencia de público y la improvisación en la organización del evento artístico y cultural por tradición más grande del municipio, pero que este año no pasó de ser un espectáculo pobre en asistencia, organización y en reconocimiento a los artistas locales.

Enlace relacionado: http://bit.ly/VgfVVZ

Ver precios, según estudios previos, en archivo adjunto pdf: