Francia Márquez, precandidata por el Pacto Histórico, presentó sus propuestas a los soachunos.

 La precandidata por el Pacto Histórico, Francia Márquez, originaria del departamento del Cauca y quien es reconocida a nivel nacional e internacional por su activismo medioambiental y su lucha a favor de los derechos humanos, estuvo de visita en Soacha para dar conocer los ejes fundamentales de su candidatura con los que aspira salir victoriosa el próximo 13 de marzo en las consultas presidenciales y posteriormente llegar a la presidencia.

Durante su discurso llevado a cabo en el parque principal de Soacha, la precandidata mencionó que quiso visitar el municipio por considerarlo uno de los más golpeados por la violencia y el conflicto armado, pero además  porque para ella, Soacha es uno de los territorios de este país que ha resignificado la vida y la construcción colectiva por medio de su solidaridad, ya que ha  abierto las puertas a la gente que viene expulsada de otros lugares, sin oportunidades y huyendo de la violencia.

También leer: Conozca los tarjetones de Senado y Cámara por Bogotá

Asimismo, Márquez mencionó que las madres de Soacha le dieron dignidad a este país al ponerse de pie cuando les asesinaron sus hijos, para denunciar de frente la estructura de muerte que, según manifestó, estaba acabando con la vida de los jóvenes, señalándolos de guerrilleros, y asesinándolos para mostrar resultados en una política de muerte.

Le puede interesar: ¡El Nuevo Liberalismo vive!

Frente a la pregunta de cómo vencer a sus copartidarios en las próximas consultas presidenciales, Márquez expuso que ella está trabajando para ser la candidata elegida del Pacto Histórico, no porque sea mejor, sino porque ella es la candidata del pueblo y su programa de gobierno se ha venido construyendo de manera colectiva y porque llegó la hora de que el pueblo mande y los dirigentes obedezcan. Para ello se ha planteado las siguientes seis tareas fundamentales:

1) Terminar la guerra, para andar sin miedo y con tranquilidad, salvaguardar la vida de los territorios y de las comunidades, promover políticas que profundicen la democracia para vivir sabroso.

2) Sembrar economías para la vida, que garanticen la soberanía alimentaria, los derechos económicos, sociales y culturales, la diversidad productiva y la creación de empleos dignos e independientes de las grandes capitales.

3) Justicia climática, que detenga la destrucción del planeta, enfrente las causas del cambio climático e incentive acciones para que la vida de las futuras generaciones y los ecosistemas sea posible.

4) justicia de género y para la población LGBTIQ+, que erradique las violencias basadas en género, reconozca a las mujeres en su amplia diversidad, garantice los derechos y libertades para decidir sobre sus cuerpos y promueva la igualdad de oportunidades y derechos.

5) Reparación histórica para los pueblos étnicos que reconozcan el legado de la esclavitud y el colonialismo y sus efectos en el presente, y promueva políticas de protección y fortalecimiento de sus procesos organizativos y derechos colectivos.

6) Reestructuración de la política antidrogas, que ha fracasado en la reducción de la producción y el consumo de drogas ilícitas, para promover un enfoque histórico y de epidemiologia social de las adicciones, de regulación del mercado existente y de aprovechamiento para la salud y la industria de las plantas sagradas.

Por: Sary Tovar