Desde hace dos años la fundación Construyendo Esperanza creó su panadería, que ha horneado panes, brownies y galletas para que alrededor de 3.000 jóvenes pudieran venderlos, sin embargo, la llegada del COVID – 19 paró la producción. Pero, al ver la difícil condición que atravesaban miles de familias, decidieron reunir esfuerzos para retomar el programa y repartir pan en la localidad de Ciudad Bolívar y en barrios aledaños del municipio de Soacha.

“La llegada de la cuarentena paró la venta y el ahorro, pero no el deseo de seguir sirviendo a las personas”, afirmó el director Construyendo Esperanza, Jim Frantz, un norteamericano que vive en Colombia desde hace 25 años. Él y su esposa aseguran que desde que las banderas rojas afuera de las casas comenzaron a aumentar, se decidieron por hacer algo para ayudar.

“Entonces decidí postear nuestra idea en Facebook para ver si alguien nos ayudaba y la respuesta fue increíble. Estuve originalmente pensando en hornear 5000 rollitos y ahora tenemos fondos para hacer y dar más de 100.000 rollitos. ¡Esto es multiplicación de los panes!”, cuenta Frantz.

Por el momento la fundación espera poder reactivar sus programas pronto, mientras tanto siguen buscando empresas y personas que se animen a apoyar las estrategias de emprendimiento y también para apoyar la producción de pan. Los interesados pueden comunicarse a través de su página web: blessings@investinghopefoundation.org

Fuente: Elespectador.com
Fotografía: Redes Sociales Jim Frantz