Entre los barrios La Florida, Divino Niño, San Martín y la Cristalina, pertenecientes a la comuna seis del municipio de Soacha se encuentra ubicada la Fundación Proyecto de Vida cuyo objeto social está relacionado con la educación no formal, la protección preventiva del menor necesitado y la integración de la familia.


La Fundación hace parte del municipio hace diecisiete años y es coordinada por la trabajadora social Violeta Parra a través del programa “Crear educación para la paz”. La labor de la entidad inició en el barrio Altos de la Florida en una pequeña casa, con pocos recursos, trabajando una vez a la semana y con la participación de 60 niños, luego se trasladó al barrio la Cristalina donde se alquiló una casa y mejoraron las condiciones de la Fundación, pues estando allí se adquirieron sillas y tableros que hacían más fácil el trabajo con los niños. Hace 10 años Pavimentos de Colombia donó un lote y con ayuda de diferentes empresas construyeron el centro de desarrollo Génesis inaugurado en el 2004 que actualmente cuenta con ludoteca, biblioteca, aulas, consultorio, parque y baños.

Hoy en día la Fundación Proyecto de Vida atiende a cerca de 275 niños y jóvenes que hacen parte del programa “Crear educación para la paz”. Los profesionales de la Fundación trabajan en pro del desarrollo de las habilidades físicas, cognitivas, emocionales y sociales de los niños y jóvenes, además les dan pautas para que inicien la elaboración de su proyecto de vida.

La Fundación se encarga de realizar diferentes actividades entre las cuales se encuentran: brigadas de salud, actividades artísticas y lúdicas, salidas culturales, talleres de arte, músico terapia y formación en valores en pro de “crear educación para la paz”.

Durante sus diecisiete años de labor en Soacha han conseguido el reconocimiento por parte de la comunidad y el de otras Fundaciones quienes la reconocen como entidad que protege y ayuda a los niños, a la comunidad y a la familia; presente en el proyecto de vida de los niños, formadora de personas íntegras, autónomas, ayudando así a fortalecer la formación de la familia.

Los integrantes de la Fundación se sienten satisfechos con su labor, pues han logrado que los niños tengan deseo por aprender y estén motivados a seguir con sus estudios. Por lo pronto esperan seguir ayudando a más niños y jóvenes a realizar sus sueños ofreciendo afecto, reconocimiento, espacios y medios para el desarrollo de su potencial.

[Gloria González Buitrago, estudiante Comunicación Social Uniminuto]