Fredy Benavides Espinosa es un soachuno de pura cepa, como él mismo se denomina, que ha dedicado más de la mitad de su vida a la propuesta teatral denominada Taller Teatro Grupo Experimental de Soacha.  

Esta iniciativa se empezó a gestar desde que realizó su bachillerato en el colegio Bolívar de la sección nocturna, donde surgió todo ese amor por el teatro. Fredy es empírico, pero cuenta con un reconocimiento del Ministerio de Educación Nacional como profesional en artes escénicas por los más de 20 años de trayectoria artística.  

Cuenta que Taller Teatro nace a partir de la organización del primer Festival Bolivariano de Teatro en el año 1987, que al salir del colegio se conformaron como un grupo de exalumnos y que posteriormente se llamó Zaguán Machica, pero que a partir de 1993 pasó a llamarse Taller Teatro Grupo Experimental de Soacha.

Ya desde 2011 son reconocidos legalmente como Fundación Taller Teatro. Actualmente cuentan con más de 50 jóvenes, quienes se encuentran distribuidos en diferentes grupos, desde formación juvenil para edades entre los 13 a 18 años, el grupo de pre-base para jóvenes de 16 a 26 años con alguna experiencia previa, y el grupo base que se encuentra conformado por aquellos con una mayor experiencia en el mundo teatral.

Fredy comenta que hace algún tiempo implementaron tres procesos liderados por jóvenes que hacen parte de la fundación, que son La Batucada Zasvata, Taller Circo Teatro y Calón Maquillaje Artístico.

El fuerte de esta fundación ha sido la formación de artes escénicas desde diferentes ángulos, como el teatro de sala, títeres, teatro de calle y las comparsas, donde precisamente han recibido algunos reconocimientos a nivel departamental y nacional. En el año 2018 lograron ser finalistas en los premios de Titanes Caracol.

Actualmente hacen parte de la Red de Teatro de Cundinamarca y hace algún tiempo estuvieron presentes en el Festival de Blancos y Negros en San José de Albán, Nariño.

Para Fredy, lo que más le gusta del trabajo con Taller Teatro es lograr contagiar de alegría y teatro a mucha gente”. Manifiesta que han sido más de 280 personas las que han pasado por esta organización.  

Asegura que su objetivo principal es compartir la alegría de las artes escénicas con la gente y aprovechar el teatro como una herramienta de transformación social.

Para nadie es un secreto que la llegada de la pandemia causó estragos en el sector cultural de todo el territorio nacional, Fredy considera que ha habido una notable carencia de apoyo a nivel institucional, no solo en el teatro, sino en general a todos los sectores independientes del municipio de Soacha.  

Actualmente, desde su opinión considera que no existen espacios adecuados para las prácticas artísticas, para infortunio de ellos, solo cuentan con el Teatro SUA, que no se utiliza exclusivamente para el desarrollo de estas actividades.

Taller Teatro logró obtener durante la pandemia un convenio con el Ministerio de Cultura a través del proyecto denominado “Taller Teatro en tu Casa”, que buscó desarrollar proyectos de manera virtual, así mismo, ganaron un premio por parte del Idecut, con una iniciativa llamada “Jóvenes en la escena virtual”, que es un proceso de circulación de proyectos culturales de jóvenes del municipio y algunos invitados.

Fredy asegura que la mayoría de apoyos durante la pandemia llegaron 6 meses después, y que aquellos que no lograron acceder a estos debieron cerrar sus puertas, llevando a muchos artistas a dedicarse a labores ajenas a su profesión, una cruda realidad y más teniendo en cuenta que el sector cultural fue el primero en salir de circulación y el último en entrar en la reactivación.

Y más allá del impacto de la pandemia, para Fredy existe una deuda histórica muy grande del municipio con los artistas, teniendo en cuenta que este sector ha dejado grandes reconocimientos a nivel nacional.

Él considera desde su experiencia que el sector puede resurgir con base de dos aspectos fundamentales, el primero es la calidad, el trabajo, el respeto y la honestidad por lo que se hace, sin caer en el grave error de “montar una obra a la ligera” para llevarla al público con el único fin de recibir una compensación económica.

El segundo aspecto, es exigir el cumplimiento de las normas y de las leyes, sin volverse enemigo del Estado, pero buscando recibir lo que se merecen y les corresponde. Él manifiesta que el acceso a la cultura es una obligación que debe brindar el Estado tanto a los artistas como al público en general.

Taller Teatro se ha destacado por trabajar desde hace muchos años en la formación de público para las actividades culturales. Fredy cree que muchas personas desconocen que al interior del municipio se desarrollan y se gestionan iniciativas teatrales.

Sin embargo, ellos buscan fortalecer esos espacios con el fin de que la comunidad pueda acceder, y así convertirse en un referente para la formación de nuevos talentos que quieran hacer teatro.

Actualmente cuentan con más de 10 jóvenes que se encuentran desarrollando carreras en instituciones para obtener una formación profesional en el sector cultural.

Para conocer más información sobre las convocatorias o actividades de esta organización, pueden  acceder a la página www.tallerteatrosoacha.org  o seguirlos en su Fanpage.

Por Cristhian Cañón