El ICBF atendió una propuesta del Alcalde Carlos Daza Beltrán y anunció más apoyo financiero para finalizar las obras que permitirán la operatividad de las unidades.


Uno de los centros está ubicado en el barrio Emilio Sierra y entrará en funcionamiento este 15 de marzo, se espera atender allí a 300 niños. El otro centro, está ubicado al sur de la ciudad, prestará servicio a otros 300 menores y entrará en operación en el mes de junio; ambos estarán administrados por la Caja de Compensación Familiar Cafam.

El alcalde municipal, aprovechó los reconocimientos que ha tenido por ser uno de los mejores burgomaestres en cuanto a los compromisos con los niños incluyendo varias de sus iniciativas en el Plan de Desarrollo del Municipio, de esta manera, gestionó ante el ICBF el presupuesto faltante para culminar las obras.

La primera obra fue adelantada por la anterior administración pero no alcanzó a ser finalizada, faltaron detalles que requieren de algunas intervenciones a fin de ponerla al servicio de los menores de edad y sus familias.

Hasta el momento momento, en el primer centro han sido invertidos mil quinientos millones de pesos, aunque se estima que en la totalidad de la propuesta son necesarios otros mil millones. Las instalaciones ubicadas en el barrio Emilio Sierra operarán sin dificultades por 20 años bajo la administración de la Caja de Compensación Familiar Cafam, entidad que tomará sus riendas a partir del 15 de marzo.

La segunda unidad será puesta en funcionamiento al sur de la ciudad, una vez culminen los trabajos de construcción iniciados en agosto pasado con inversiones cercanas a los 400 millones de pesos.