Así lo anunció el director de la CAR, Alfred Ballesteros, durante su rendición de cuentas, en donde además explicó cómo avanza la gestión de preservación de páramos.


A través de una entrevista concedida a un diario nacional, el director de la CAR expresó lo siguiente:

¿En qué ha avanzado el proyecto de recuperación del río Bogotá?

Pasamos de las palabras a los hechos. Entregamos 52 kilómetros de adecuación hidráulica en el río Bogotá entre Soacha y la calle 80. El parque San Nicolás se encuentra entre estas obras.

Entregamos, para adjudicar, la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) de Salitre, que tratará la mitad de las aguas que genera Bogotá. Se trata de una inversión de más de 400 millones de dólares.

Además, el 80 por ciento de los municipios de las cuencas alta y media del Bogotá tendrán solución para los problemas de aguas residuales. Quedaron contratadas las PTAR desde el municipio de Gachancipá hasta Mosquera, en casi todos los pueblos grandes de la Sabana, como Chía y Funza.

¿Qué queda pendiente para los próximos años?

Falta mucho trabajo para la protección de nuestros páramos. El país tiene que avanzar en el pago por servicios ambientales.

Ninguna CAR del país tiene la capacidad para controlar las intervenciones que se dan en los páramos, sobre todo las agrícolas y ganaderas, porque hay personas que están allí hace décadas, es dueña legal de sus predios y esta actividad impacta de manera negativa la zona.

Las facultades de las CAR no permiten hacer un control. Ahí tenemos una deuda pendiente que preocupa, mucho pues de los páramos depende el 80 por ciento del agua para los habitantes del territorio.

La solución sería el pago por servicios ambientales, que el Ministerio de Ambiente modifique la norma y que los municipios y las comunidades se comprometan con este tema.

Otro pendiente es la recuperación de la laguna de Fúquene, en la provincia de Ubaté. Este es un ecosistema que generó afectaciones en los años 2011 y 2012. Aunque arrancamos las tareas, aún falta hacer mucho.

Por último, en Cundinamarca tenemos más de mil humedales significativos (grandes), y ahí nos falta muchísimo por hacer.

¿Qué va a pasar con la delimitación de páramos?

Tenemos en Cundinamarca cinco. Al Ministerio de Ambiente se le entregaron la información y los estudios para que se puedan delimitar los territorios, que aún no lo están, pues nuestros campesinos no saben dónde comienza ni dónde termina, y así cómo se puede controlar.

El Ministerio queda con la tarea, y será responsabilidad futura sacar la delimitación en firme, para que se pueda ejercer mejor control. Esa tarea es la que quedará pendiente para la próxima administración.

Fuente:eltiempo.com