La estrategia, que inició el pasado mes de diciembre, ha atendido a más de 250 personas habitantes de calle y la inversión supera los 60 millones de pesos. Los servicios prestados son de peluquería y medicina, entrega de kits de aseo y refrigerios, pero a largo plazo se plantea vincularlos a espacios productivos.


En el modelo de atención participan la Secretaría de Desarrollo e inclusión Social, Secretaría de Gobierno de Cundinamarca y la Fundación Mesalud.

La estrategia, llamada “Habitantes de la vida”, busca cumplir con las metas del Plan de Desarrollo Unidos Podemos Más que están dirigidas a los habitantes de calle en el departamento. Así, gracias a la mirada social impartida por el gobernador Jorge Emilio Rey Ángel y con la dirección de los secretarios Buenaventura León León y Gratiniano Suárez, de Gobierno y Desarrollo Social, respectivamente, por primera vez en la historia de Cundinamarca se focaliza atención en dicha población con el fin de contener su expansión y determinar posibles causales de consumo de drogas, delincuencia y conductas incívicas desde el enfoque de respeto y derechos humanos de Naciones Unidas.

Con todo lo anterior, en cumplimiento de la Ley 1641 de 2013, la administración “Unidos Podemos más”, le apuesta a tener el primer acercamiento integral al fenómeno de habitantes de calle en el país desde un Departamento. El modelo cuenta a corto plazo con atención social, peluquería y medicina, mientras que a largo plazo plantea alternativas para alejamiento del consumo de sustancias psicoactivas y vinculación a espacios productivos para ingresos y sostenimientos de estas personas.

A la fecha se han desarrollado con éxito dos intervenciones en las que se entregaron kits de aseo, refrigerios, servicio de duchas, vestuario y atención interdisciplinaria profesional que coadyuvó a la caracterización más completa realizada en el último año en Colombia, al preguntar por sus relaciones personales, familiares, sociales, niveles académicos, redes de afecto, productividad, consumo de sustancias y posible relación con bandas criminales con asesoría jurídica para alejarse de las mismas.

Las jornadas han contado con la participación de la Policía de Cundinamarca, alcaldías municipales, empresa privada y donaciones de comercio y ciudadanía quienes se han unido a la causa.

El montaje cuenta con 4 carpas, 30 profesionales y 2 sistemas de transporte (con 3 exhabitantes de calle, quienes se encargan de convencer a sus homólogos para entrar al proceso de atención propiciado por la Gobernación).