Medidas de prevención y mitigación pone en marcha administración departamental para evitar mayores afectaciones en vereda Sucunchoque


Durante una visita técnica a la vereda Suconchoque de Ubaté, afectada por un derrumbe del cerro La Cruz, el gobernador de Cundinamarca y técnicos expertos determinaron acciones para evitar el represamiento del río Ubaté y afectaciones al acueducto de la población.

“Es preocupante porque lo que hemos visto es que toda la montaña está afectada por una falla a presiones muy fuertes que hace que haya habido un desplazamiento continuo. El fenómeno ha cambiado el cauce del río Ubaté lo que hace que pueda haber dos problemas: uno el cauce río puede represarse y dos, el acueducto de Ubaté puede verse afectado”, dijo el mandatario seccional.

Por esa razón, tanto la administración departamental como la municipal y los organismos de control de riesgo, realizan monitoreo permanente en la zona para evitar represamiento del río Ubaté. En ese sentido, se dieron instrucciones para que el acueducto de Ubaté, siga utilizando la bocatoma actual, pero se cambie el desarenador, que, seguramente se afectará en las próximas semanas. “Con el desarenador provisional y haciendo bombeo transitorio con un tanque prestamos servicio a la comunidad en caso de que se afecte el acueducto”, manifestó el gobernador de los cundinamarqueses.

En ese mismo sentido, Cruz anunció el inicio de estudios definitivos “porque en la parte alta encontramos otros deslizamientos sobre el río Ubaté”. También manifestó que se realizarán estudios construir un acueducto para Ubaté directamente de la represa del Hato.
Por último, Álvaro Cruz estableció que se realizarán estudios para construir un canal sobre el lecho de roca arenisca que sirva de rebosadero. “Eso nos permitiría evitar que el represamiento tenga más de 4 o 5 metros de y preservar a las poblaciones situadas aguas abajo”, dijo.

Ante la magnitud del fenómeno, el gobernador Cruz manifestó que se han evacuado tres familias y se han podado árboles para que no se interrumpa la caída de material, conservando sus raíces que sirven de contención en la zona.