Los municipios afectados por la temporada seca son Villapinzón, Chocontá, Guatavita, Sesquilé, Suesca, Manta, Tibiritá, Machetá , Ubaté y Chiquinquirá.


“Esta alerta de la CAR, según el informe, se debe principalmente al bajo nivel de los embalses que hoy se encuentran en promedio en 56%, cuando hace aproximadamente dos años, por esta misma época, se encontraban alrededor del 80%, lo cual evidencia que en los próximos meses el nivel no llegará a este registró”, aseguró el Gobernador de Cundinamarca, Álvaro Cruz.

Según los análisis y mediciones de la CAR, esta situación se presenta debido a las fuertes temperaturas registradas en gran parte del territorio de su jurisdicción que, de continuar la tendencia, podrían presentar desabastecimientos y racionamientos, hacia finales del primer trimestre de este año, en por lo menos diez municipios del departamento.

Por su parte el IDEAM, asegura que el tiempo seco (o temporada de menos lluvias), se prolongará hasta mediados de marzo de 2014, y agrega que, es probable que la primera temporada húmeda que se inicia en abril, sea normal y con presencia de lluvias moderadas para el territorio CAR.

La Secretaria del Ambiente de Cundinamarca, Marcela Orduz, solicita a las autoridades municipales, a los prestadores del servicio de acueducto y a la comunidad en general, para que se promuevan y adelanten las medidas necesarias para garantizar un uso eficiente del recurso hídrico en los municipios del departamento. “El uso de este líquido vital, sólo debe ser para actividades completamente necesarias; evitemos desperdiciarlo y tomemos todas las acciones que nos permitan su uso racional. Es fundamental que todas las autoridades municipales de gestión del riesgo, acueductos, entre otras autoridades, promuevan desde ya las medidas necesarias para disminuir el grado de afectación a la comunidad”, agregó la funcionaria del Gabinete Departamental.

La CAR aseguró que si no se registran lluvias importantes en los meses de mayo y octubre, tendríamos una alta probabilidad de enfrentar un racionamiento de agua en el centro del país, debido a que las lluvias en la Sabana cundinamarquesa han sido escasas y es precisamente en esta zona donde se recargan los embalses.

El informe destaca que en comparación con el año anterior, los embalses del Neusa y Sisga que registraron para esta misma época un almacenamiento en promedio del 83 y 62%, en 2014 no superan el 63 y 48%, lo que evidencia una disminución considerable en el promedio histórico de su porcentaje de reserva.

La CAR agrega que este fenómeno es el más crítico registrado en los últimos cinco años: de acuerdo con el promedio histórico para 2013 los embalses reportaron un 78% del uso de su capacidad, hoy no superan en general el 50%. Otro caso preocupante y atípico ocurre en los municipios de Rionegro, Gualivá y Girardot, en donde algunos ríos han perdido la totalidad de su caudal.