Gobernador de Cundinamarca invita a matricular a niños del departamento

Durante el primer día de la jornada escolar, el gobernador de Cundinamarca visitó el municipio de Yacopí, desde donde hizo un nuevo llamado para que los padres de familia matriculen de inmediato a sus hijos y permitan garantizar el derecho a la educación.


En un evento con la comunidad educativa de este municipio, el gobernador de Cundinamarca, Jorge Emilio Rey Ángel, mostró su preocupación por el bajo porcentaje en el proceso de matrícula del departamento, teniendo en cuenta que a la fecha solo 188.083 estudiantes han iniciado clases, cuando el cupo en los 282 colegios oficiales es para 246.977.

“Desde la IED Eduardo Santos, en Yacopí, hacemos un llamado urgente para que ningún niño de Cundinamarca se quede sin estudiar. Desde la administración departamental estamos promoviendo una revolución en el sector educativo, pues tenemos claro que este es el camino para transformar la sociedad. Invitamos a los padres de familia para que se involucren en el proceso formativo de sus hijos, ellos son la esperanza del departamento. Es momento de matricularlos y permitirles la formación, que es un derecho para todos”.

Durante el encuentro con la comunidad educativa, el primer mandatario de los cundinamarqueses resaltó el importante valor del gremio docente. “Los maestros son el ejército de la paz; ustedes promueven la educación para transformar realidades. En conjunto avanzaremos y fortaleceremos la jornada única, implementaremos los programas de bilingüismo y mejoraremos los procesos para fortalecer la virtualización de contenidos educativos en beneficio de nuestros niños”.

La jornada, en palabras del gobernador Rey, tuvo un balance significativo. “Logramos visitar una vereda muy apartada de nuestro departamento, en donde nos dimos cuenta de las difíciles condiciones en materia de infraestructura que están afrontando estos pequeños. Una sede con pisos en tierra, paredes en madera; condiciones bastante lamentables. Cero virtualización en el aprendizaje y una biblioteca que se reduce a tres o cuatro libros. Una situación difícil, con la que estamos absolutamente comprometidos para resolver. La vereda Tórtolas es apenas un ejemplo de muchas que hay en Cundinamarca y que queremos, poco a poco, con un plan de desarrollo estructurado, con temas de educación, poder atender de manera paulatina y secuencial durante estos cuatro años”.