Así lo dejó entrever el gobernador Álvaro Cruz Vargas, al explicar que la obra debe quedar contratada este año a fin de no encontrar inconvenientes legales. De acuerdo a su agenda en cinco meses estarán listos los estudios y diseños, con lo cual se supera uno de los principales obstáculos que hoy enfrenta la iniciativa.


La Alianza Público – Privada pretende atender la movilización de cerca de 100 mil pasajeros diarios entre los corredores comprendidos entre Soacha y Bogotá, al igual que entre Facatativá y la capital colombiana.

“El tiempo límite es el 31 de diciembre de este año para adjudicar la Alianza Público Privada porque, de acuerdo con la Ley, en el último año de gobierno no se puede realizar este proceso. Soy optimista de que se concrete antes de finalizar año”, indicó.

Un aspecto importante y positivo es el hecho de que la Agencia Nacional de Infraestructura se mostró dispuesta a asumir la obra en caso de que fracase la participación del sector privado.

La ventaja es que se tiene proyectada la utilización de las actuales líneas férreas. Contaría con 17 estaciones entre Bogotá y facatativá y otras 12 hacia Soacha.