Los últimos años de nuestra democracia se han caracterizado por una serie de escalofriantes escándalos de corrupción en la administración pública.


Los gobernantes no están preparados para dirigir con equidad y justicia. La corrupción política es el mal uso del poder para conseguir ventajas ilegítimas o en su efecto el abuso del poder público para conseguir beneficios personales o de terceros. Por lo general se apunta a los funcionarios públicos elegidos o nombrados que se dedican a aprovecharse de los recursos del Estado para enriquecerse de manera ilícita.

Los golpes a la corrupción por lo general son noticia nacional, sin embargo los ciudadanos del común siempre nos quedamos con la incógnita ¿Por qué los ladrones de cuello blanco tienen preferencias? Por sugerir, vamos a tener en cuenta los siguientes casos: Dragacol, Carrusel de la Contratación, Agro Ingreso Seguro y Carrusel de la Medicina.

CASO DRAGACOL

Para culminar el siglo XX, en el año de 1999, uno de los casos de total escándalo fue el de DRAGACOL, corrupción que se presentó entre las entidades del gobierno colombiano y la empresa Sociedad de Dragados y Construcciones de Colombia y del Caribe S.A., en la que el Ministerio de Transporte hizo una inversión de 1.2 billones de pesos para la draga “Josefina” cuando dicha maquinaria estaba supuestamente embargada, pero en realidad la maquinaria estaba haciendo otro trabajo en Cartagena de Indias. Dragacol no cumplió con los contratos de los dragados en el canal de acceso al Puerto de Barraquilla, al río Magdalena y al puerto de Buenaventura. Se descubrió también que existieron fallas en la conciliación laboral por cerca de los 26 mil millones de pesos; dicho escándalo fue denunciado en el Congreso de la República y más de 30 funcionarios salieron investigados a raíz de estos hechos.

Un fallo de la sección cuarta del Consejo de Estado ordena el embargo de las dragas y otras maquinarias de propiedad de Dragacol, así como las cuentas corrientes y de ahorros de dicha empresa, al tiempo que importantes personajes de la época como Alonso Campos Soto, Ministro encargado; Juan Gómez Martínez, Rodrigo Marín Bernal, Reginaldo Bray, Juan Alberto Páez, entre otros, aparecen investigados en estos actos de corrupción en los que se perjudican los recursos de la nación.

CARRUSEL DE LA CONTRATACIÓN

El 25 de Junio de 2010 estalla en Bogotá D.C. uno de los escándalos más sonados, no solo en Colombia sino en América Latina, sobre la corrupción administrativa por parte del ex Alcalde Mayor, Samuel Moreno Rojas, con pruebas que comprometían directamente en la negociación de multimillonarias comisiones de dinero en el que el ex Representante a la Cámara por Bogotá, Germán Olano, era favorecido por parte de la empresa de Miguel Nule que desarrollaba importantes obras en la capital de la República, pero la que en verdad se vió afectada fue la fase III de Transmilenio en la Calle 26, que a esa fecha tenía más de 2 años de retraso; cabe anotar que el 70 % de la contratación fue adjudicada al Grupo Nule.

Luego de una serie de investigaciones por parte de los organismos de control, como la Procuraduría y la Contraloría, la justicia inicia las sanciones correspondientes y son embargados los bienes de los ex Alcaldes Samuel Moreno Rojas y Luis Eduardo Garzón por el contrato de la Calle 26, adjudicado al Grupo Nule. Seguidamente la Procuraduría formula pliego de cargos contra Miguel Ángel Moralesrussi, ex Contralor de Bogotá. Samuel Moreno Rojas es suspendido de su cargo por 12 meses y un Juez ordenó su detención en un centro de reclusión. Iván Moreno Rojas, ex Senador de la Reypública y hermano del ex Alcalde Samuel Moreno Rojas, pierde la investidura, es detenido por orden de la Corte Suprema de Justicia y es inhabilitado por 12 años e investigado por la Procuraduría y el Consejo de Estado. Liliana Pardo, ex Directora del IDU, es detenida por orden de la Fiscalía General de la Nación e inhabilitada por 11 años con detención domiciliaria. Germán Olano, ex Representante a la Cámara por Bogotá, es suspendido e inhabilitado por 12 años por la Procuraduría y detenido por orden de la Fiscalía. Miguel, Manuel y su primo Guido Nule, contratistas de la firma, son detenidos e investigados por cinco delitos por orden de la Fiscalía, a causa del carrusel de la contratación y condenados por un Juez a 7 años y 6 meses de cárcel.

Mauricio Galofre, socio de los Nule, es detenido por orden de la Fiscalía por cinco delitos y condenado por un Juez a 72 meses de prisión por los mismos delitos. El ex funcionario del IDU, Inocencio Meléndez, fue condenado a 7 años y 6 meses de prisión por los delitos de Celebración de Contrato sin el cumplimiento de los requisitos, prevaricato por omisión en calidad de coautor, prevaricato por acción en calidad de autor e interés indebido de contratos. Además de su condena, Meléndez deberá pagar una multa de 63 millones de pesos.

Ex Alcaldes de otras importantes ciudades de igual forma son investigados: Alejandro Chart de Barraquilla, Jorge Iván Ospina de Cali, María Eugenia Riascos de Cúcuta y Ana María Arango de Armenia, lo que demuestra que la corrupción está polarizada a lo largo y ancho de nuestra geografía.

Fuente: El Tiempo-Wikipedia

@galodejesus