Habitantes de calle invaden humedal Tierra Blanca en Soacha

Cambuches y elementos viejos para su construcción abundan en esta reserva hídrica que recientemente fue limpiada, cercada y despejada de maleza para ampliar su espejo de agua.

En el humedal Tierra Blanca, según denuncian residentes del sector, se volvió común que lleguen habitantes de calle a invadir zonas de esta reserva e instalar allí  cambuches para vivir transitoriamente, lo que genera inconformidad en las personas por el daño ambiental y el mal aspecto que da a la zona.

Según residentes de los conjuntos residenciales del sector, la presencia de estas personas se ha convertido en un gran problema, pues la zona se ve  perjudicada tanto en su aspecto estético como ambientalmente puesto que hace poco se había drenado y limpiado el humedal, y ahora está lleno de elementos viejos que utilizan para hacer los cambuches.

“Por ser una zona residencial el aspecto se ve afectado por esta situación porque el humedal se está llenando de elementos que ellos  utilizan para los cambuches y se ve como si en lugar de un humedal fuera una invasión de mal aspecto, y así como retiraron las casetas de personas que vendían acá, me parece que esto se ve mucho peor”, comenta Stiven Pérez,  residente de la zona.

Según argumenta la comunidad, esto también hace que la seguridad del sector se vea afectada, pues las personas que llegan están aprovechando para cometer delitos y luego saltar al  humedal y perderse, además de dañar todo lo relacionado con la cerca que lo protegía y llenarla de este tipo de objetos como sofás, tablas, bolsas y demás.

“Eso es un peligro, uno no sabe qué tipo de personas llegan y hasta dónde los lleve la necesidad; así como pueden ser personas de bien, también pueden ser ladrones y afectar a la comunidad porque ahora es peligroso llegar a altas horas de la noche o salir temprano  a trabajar”,  argumenta Lucy Montenegro, residente de la zona.

Residentes comentan que “en la zona en la que nos encontramos ubicados, tanto en el humedal como en la reserva que hay  frente de la vía Indumil, se pueden encontrar delincuentes a toda hora y la verdad representan un peligro. Uno no sabe qué pueda suceder, invaden este terreno que no les pertenece y además allí no se pueden establecer viviendas porque es un humedal,  y perjudican tanto ambientalmente como en temas de seguridad porque esto se ha convertido en un foco de inseguridad”, concluye Jenny Rojas.

Finalmente, las personas piden a las autoridades que se encarguen de esta situación, tanto por el tema ambiental como por la inseguridad, porque esto se ha convertido en un verdadero problema para la comunidad, y se han llegado a afectar los espacios y el mismo humedal que, incluso, hace poco había sido limpiado, cercado  y desocupado.

Por Natalia Soto Parra

cargando...