Aunque no se trata de una problemática nueva, los habitantes de algunos barrios de la comuna cuatro hicieron un llamado para evitar que muchas personas sigan cayendo en manos de inescrupulosos, quienes se aprovechan de la inocencia de la gente para vender y sortear predios de manera ilegal.


Fenalco-Gran-plaza-Soacha-1

Fenalco-Gran-plaza-Soacha-1

Los casos se han vuelto frecuentes y se presentan en barrios como El Oasis, La Isla, Los Robles, El Progreso y muchos más que hacen parte de este sector. Según cuentan los mismos habitantes, las personas encargadas de realizar estos procedimientos ilegales falsifican documentos para hacer creer a los compradores que el terreno que están adquiriendo es legal, cuando en realidad se trata de propiedades con dueños legítimos que son usurpadas para estafar a terceros, que por simple desconocimiento terminan cayendo en la trampa de los embaucadores.

Por seguridad y petición misma de las personas que dialogaron con este medio, se hace reserva de las identidades de quienes narraron algunos detalles de cómo se realizan las ventas ilegales de predios en la comuna número cuatro de Soacha. Estos son los testimonios:

“Lo que pasa es que ahora está llegando mucha gente nueva que no sabe las circunstancias que tenemos acá, entonces miran los lotes y llegan a negociarlos, pero sucede que esas personas no se acercan a hablar con quienes conocen sobre el sector para que los orienten, sino que dialogan con terceros que los desinforman, usando papeles falsificados a fin de venderles lotes ilegales. Las personas llegan y compran, pero más adelante es que les resulta el problema, porque cuando van a construir sale el dueño del predio a reclamar su propiedad. Por lo general cuando el verdadero propietario se da cuenta de eso es que ya están construyendo en su lote”, explicó un habitante del barrio Los Robles.

“Hay barrios que han tomado la decisión de registrar todos los predios en la Notaría Primera, en compañía de la Alcaldía y la Policía. Las Juntas de Acción Comunal tienen los planos y los documentos para identificar los predios, además han registrado toda la nomenclatura. Tengo entendido que el que quiera vender debe mostrar cómo adquirió el bien, para que así mismo se pueda hacer la promesa de compraventa. Posteriormente esos documentos se envían a la Notaría para que allá se haga la escritura protocolizada, y luego esta sea presentada a la Secretaría de Planeación y a Catastro. Suele suceder que le venden a una persona el lote número 50, pero la manzana sólo tiene 38 lotes, entonces ahí es cuando se requiere verificar en los ‘libros de radicación’ de cada JAC, en dónde los propietarios tienen identificados sus lotes”, expresó otra habitante de la comuna cuatro.

Según explicaron algunos residentes de los mencionados barrios, en los últimos días se han negociado unos 10 o 15 predios, incluso aseguran que se han vendido casas completamente construidas. Manifiestan los vecinos que las ventas se realizan en promedio cada 8 o 15 días, a medida que van llegando nuevas personas a los barrios.

“Una recomendación que hacemos como habitantes del sector, es que antes de hacer cualquier negocio consulten con los presidentes de cada JAC, pues ellos son los que tienen los planos con los que se puede certificar si en efecto se puede o no negociar determinado lote. Por momentos hay gente que deja su predio ahí porque no tiene la posibilidad de construirlo, entonces eso es aprovechado por los inescrupulosos que los venden y terminan creando problemas para los propietarios legítimos de los terrenos. La situación es tal que incluso hay quienes se han peleado a ‘machete’ por reclamar la propiedad de los predios”, agregó un vecino del barrio El Oasis.

“Esta es una bomba de tiempo, ya hay denuncias en la Fiscalía por estos casos. Lo que se debe hacer es verificar quién es el dueño del predio, cómo adquirió el lote y hace cuánto tiempo lo tiene. Es importante mencionar que quienes sean estafados pueden ir personalmente a colocar la denuncia ante las autoridades”, concluyó otra persona residente del barrio Lo Robles.