Tres meses después de conocerse un fallo emitido por el Consejo de Estado, en el cual se ordena la reubicación de varias familias residentes en este sector de la comuna uno, sigue sin definirse la suerte de decenas de familias que presuntamente se encuentran ubicadas sobre la ronda del Río Bogotá.


Cabe recordar que en el momento en que fueron construidas las viviendas (1995) y con previa autorización, tanto de Planeación Nacional como de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) para construir sobre el terreno en cuestión, no existía un límite desde dicho lugar y la ronda del afluente que impidiera la edificación de los predios. Sin embargo, a pesar de la problemática existente con las viviendas de Quintas de Santa Ana, hoy se ha autorizado la construcción de las etapas IV y V de esta urbanización, justo en la zona que se supone debería ser objeto de protección ambiental.

“Todo sigue igual, no se ha avanzado porque están en unas aclaraciones con el Consejo de Estado, pero nosotros, como ya es sabido, no nos queremos ir debido a que casas como estas no vamos a volver a conseguir y la verdad los subsidios que nos ofrecen en caso de reubicación no nos servirían ni siquiera para pagar la cuota inicial. Ahora tenemos otro problema, no entiendo la razón por la cual pretenden construir sobre ese terreno las etapas IV y V de la urbanización, a sabiendas de que se está haciendo sobre la ronda técnica del Río Bogotá. Con sorpresa nos damos cuenta que luego de presentar un Derecho de Petición ante Planeación Municipal para pedir explicaciones al respecto, nos informan que quienes adelantan este proceso cuentan con Licencia para construir esas nuevas etapas, lo cual me parece absurdo, primero que todo porque están rellenando estos terrenos con escombros y basura, y fuera de eso estos potreros están inundados. Además, si se supone que ahí está prohibido construir y no se ha podido solucionar el problema que tenemos nosotros, ¿cómo hacer esto?, yo creo que eso no es justo”, expresó Rosendo Quintero, habitante de Quintas de Santa Ana.

Frente a lo anterior vale la pena citar lo mencionado por la CAR en un comunicado emitido el 23 de noviembre del 2010:

“El predio objeto de consulta tiene una distancia de 180 metros de los 30 definidos como ronda, se infiere que al momento de la expedición de la Resolución 1036 del 4 de marzo de 1992 (que definía el límite de la ronda), las construcciones no se encontraban en la zona propuesta para protección”.

En otra parte el mismo comunicado estipula:
“…El predio objeto de consulta se ubica fuera de la ronda hidráulica definida por el Acuerdo 017 de 2009 de la CAR y a una distancia aproximada de 180 metros de esta. Pero según el POT de Soacha, el predio se encuentra en la zona de ronda técnica, cuyos usos se relacionan con áreas de protección, de conformidad con el artículo 258 del POT”.

Adicionalmente, en el oficio enviado por la Secretaría de Planeación, por medio del cual se da respuesta al Derecho de Petición enviado por el Sr. Quintero, este despacho indica que en efecto el proyecto que se está construyendo cuenta ‘con los permisos requeridos para urbanizar en esa área’ y por lo tanto ‘no se está infringiendo el parámetro establecido de ronda del río, ya que el POT para el año de 1992 establecía que la ronda hídrica era de 100 metros’, es decir que (de acuerdo a lo explicado por Planeación) las resoluciones 034 y 035 del 2011 expedidas por la Curaduría Urbana # 2 de Soacha (que avalan la urbanización en esa zona) están cumpliendo con lo establecido.

Lo que no queda claro es que si se supone que toda construcción que se haga dentro del Municipio debe estar sujeta a lo estipulado en el POT del año 2000, donde se advierte que ‘no se puede construir a menos de 300 metros de la ronda del río’, ¿por qué ahora se da vía libre a esa construcción argumentando lo dispuesto en el POT de 1992, que en teoría quedó derogado con el nuevo documento del año 2000?

“¿Cómo es posible que el Municipio y Planeación sigan engañando a la gente de esa manera, buscándole más problemas y teniendo en cuenta que aún no han podido resolver el de nosotros?”, agregó Quintero.

Periodismo Público buscó al Arquitecto Orlando Ramírez, Director de Espacio Físico y Urbanismo de la Secretaría de Planeación para dialogar con él acerca de esta coyuntura, sin embargo este se encontraba incapacitado y no fue posible abordarlo para despejar las dudas existentes frente a la problemática de Quintas de Santa Ana.