Desde hace tres días este barrio de la comuna uno se inundó a causa de las lluvias que han caído esta semana en el centro del país, razón que obligó a sus habitantes a bloquear la vía principal para que el paso de los vehículos no haga presión y siga corriendo el agua hacia las viviendas afectadas.


El taponamiento de la tubería en el sector Laguna ha hecho que las aguas se estén devolviendo por las alcantarillas, sumado al mal olor que tienen que soportar sus habitantes.

“Toda el agua de la avenida principal baja a esta tubería, entonces lo que pasa es que se rebosa, brota por entre el alcantarillado y salen las aguas negras; la demora es que llueva para que nos inundemos, pues esta tubería recoge todas las aguas lluvias del sector. El Alcalde Juan Carlos Nemocon hace un año vino y nos dijo que iban a empezar a trabajar en este problema, pero hasta el momento no ha cumplido y nos tiene todavía a la espera de una solución”, comentó Héctor González, afectado de Santa Ana sector Laguna.

Más de 100 viviendas salen afectadas en cada inundación que se presente en época invernal, las aguas negras suben hasta 40 centímetros, mientras la comunidad sigue en espera de alguna ayuda por parte de la Administración Municipal. Además la Empresa de Acueducto y Alcantarillado no revisa las tuberías para detectar el daño, y argumenta que es un problema que no tiene pronta solución.

“Llevamos dos años enfrentando esta situación, la demora fue que terminaran la construcción de Maiporé y desde ahí colapsó la tubería. Hemos pasado cartas, incluso vino el Alcalde y nos prometió que nos solucionaría el problema, pero solo arreglaron lo que les convenía. En la pasada inundación vinieron con colchonetas, papel higiénico y crema dental, como si esa fuera la solución; lo que exigimos es que arreglen este problema, revisen las tuberías y que cese la negligencia de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado”, agregó Juan José Ramírez, afectado por las lluvias.

La comunidad está molesta porque nadie atiende formalmente sus solicitudes, pues en el mejor de los casos son más de ocho días que tendrán que esperar a que bajen las aguas negras, confiando en que paren las lluvias, ya que el agua está saliendo hasta por las rejillas de las viviendas.

“Cada vez que llueve hay inundaciones debido a que la tubería no tiene la suficiente capacidad para evacuar las aguas lluvias, ese es el gran problema porque el alcantarillado es muy estrecho, dejándonos afectados a todos sin poder hacer más que cerrar la vía y esperar a que baje el agua”, concluyó Jairo, vecino de Santa Ana Laguna.

La principal petición de la comunidad es que draguen la laguna y se revise el alcantarillado del sector, pues no es suficiente y cada vez que llueve las aguas negras inundan el sector.