Luis Fernando Escobar Franco, abogado de la Universidad Libre, ex secretario de Desarrollo Social de Soacha, líder social y político, defensor de la seguridad y derechos humanos, hoy personero de Soacha, amenazado por cumplir con las funciones que le ordena la constitución y la ley, entabla diálogo con Periodismopublico.com.


Por qué está usted amenazado? ó ¿cúal cree que es el motivo?

Por el cumplimiento de mis funciones en calidad de Personero Municipal de Soacha, pretendiendo erradamente que el cumplimiento de las tareas encomendadas es un acto de hostigamiento a otros niveles de la administración pública, lo cual es completamente absurdo.

¿Sigue amenazado?

Desafortunadamente sí, en la actualidad continuamos siendo objeto de amenazas muy graves.

Los hechos ocurridos con los jóvenes de Soacha encontrados en Ocaña, según su criterio son: ¿crímenes de Estado, falsos positivos, simplemente
cosas que pasan en este país o qué?

No podemos apartarnos del lenguaje social para hacer referencia a lo que ocurre en el país, entonces como los medios acuñaron la expresión “falsos positivos”, nosotros también la usamos para el tema concreto de los jóvenes de Soacha y Bogotá, además advertimos hace unos meses que la propia página de la Fiscalía General hablaba en éstos términos.

¿Usted está peleando con el Ejército?

No, estoy cumpliendo con mi deber legal de defender los derechos humanos. De igual forma no se puede concluir que el señor presidente y el alto mando militar están peleando con el ejército porque desvincula a unos uniformados o tampoco es dado afirmar que la Fiscalía o la Procuraduría están pelando con el ejército porque imputan delitos o convocan a uniformados a versiones libres.

¿El problema de seguridad que experimenta usted es comparable con el que viven los ciudadanos del común?

Desafortunadamente no, por lo cual se consideró en el Ministerio del Interior que era necesario establecer un esquema de seguridad para mi protección.

¿La política de seguridad es una política de derecha?

La política de seguridad no es de izquierda ni de derecha, la seguridad es un presupuesto de la convivencia ciudadana y la manifestación del monopolio de la fuerza por parte del Estado o de la persecución de los violadores de la ley penal. Existe política de seguridad en cualquier régimen del mundo, sea cualquiera su orientación ideológica.

Usted maneja el tema de seguridad, el mismo que maneja el presidente Uribe. ¿Por qué cree usted que ha tenido tanto eco a nivel nacional?

No me queda claro el sentido de la pregunta, pero cuando hablamos de seguridad desde la institucionalidad en Colombia, hablamos de seguridad democrática, como una política de Estado frente a hechos punibles priorizados como muy graves que afectan al territorio nacional a sus gentes, como es el caso del homicidio, el secuestro, o los delitos contra la existencia y seguridad del Estado o de seguridad ciudadana para ocuparse de otros delitos que afectan la calidad de vida de nuestros asociados.

¿Cuáles cree que sean los problemas de seguridad más apremiantes en Cundinamarca y el municipio de Soacha?

La delincuencia organizada, que se ocupa de muchas actividades y convierte el día a día de nuestros ciudadanos en un viacrucis, al salir de la casa, en el trabajo, etc., al punto de afectar la calidad de vida de las gentes y mantenerles en permanente zozobra.

¿Qué propone usted, en materia de seguridad para el municipio?

Que se ejerza el monopolio de la fuerza por parte del Estado, a través de los órganos competentes, en el marco de la Constitución y la Ley, que se refuercen acciones de inteligencia, de investigación y juzgamiento de delitos. Cero tolerancia con el delito. Pero también que se entienda que existe una deuda social con las personas menos favorecidas y sobre todo, con los jóvenes que son un sector vulnerable, al cual es menester ofrecer posibilidades reales de contar con un proyecto de vida digna, es decir, es necesario erradicar la pobreza y garantizar el ejercicio de los derechos por parte de nuestros ciudadanos. Y eso es aplicable a cualquier parte del territorio nacional.

En los últimos consejos de gobierno organizados por el alcalde de Soacha usted no se ubicó en la mesa central ¿por qué?

Porque es un acto de la administración central con el propósito de fijar líneas de acción en la gestión del gobierno y la personería no es parte del gobierno. Nosotros somos un ente de control que es invitado al evento, pero no tenemos interés en perturbar el diálogo de la administración. En realidad, es un tema eminentemente funcional, no somos la alcaldía de Soacha.

¿Cuál es la función del personero de Soacha en los Consejos de gobierno municipales?

En los Consejos de gobierno no participamos, porque son del alcalde y su equipo de gestión, del cual –reitero- no hace parte el personero municipal. En convocatorias excepcionales como consejos de seguridad o eventos comunitarios participamos en cumplimiento de nuestras funciones legales.

¿Usted cree que estos consejos sirven a la comunidad o son un una herramienta populista de los gobernantes?

Hacen parte de una forma de concebir lo público, en la cual se considera pertinente el diálogo con la comunidad. Además, no olvidemos que nuestra democracia es participativa y que por ejemplo la ley 152 de 1994, establece procedimientos participantes en la planeación pública o que también se establecen mecanismos de participación ciudadana, como los cabildos abiertos. Entonces, nos parece una herramienta congruente con nuestro ordenamiento legal y muy popular en nuestros tiempos.

Se rumora que usted quiere ser candidato para la próxima alcaldía en Soacha, ¿qué opina usted de este comentario popular?

Primero, no estoy seguro que se trate de un comentario popular. En segundo término, no descarto que existan sectores incómodos con las gestiones que adelanta la personería actual, interesados en desacreditar de cualquier forma y por supuesto, se pueden valer de una afirmación sin fundamento para buscar hacer daño.

La actual administración es muy criticada por diferentes actuaciones “políticas y administrativas”. Usted como integrante del grupo que apoyó a José Ernesto Martínez para lograr la Alcaldía, ¿Qué puede responder ante este malestar general?

En mi calidad de agente del Ministerio Público y ente de Control, que investiga la conducta de los servidores públicos municipales, procura la defensa del interés general y defiende los derechos humanos, no me es dado pronunciarme frente a situaciones que pueden ser objeto del escrutinio funcional de la personería.

¿Desde que asumió la personería su vida ha cambiado? ¿Vale la pena ese sacrificio?

Desde que llegué a Soacha mi vida ha cambiado, y mi trabajo con organizaciones sociales ha implicado un inmenso compromiso, por las dificultades que acompañan a estos procesos. Entonces, la personería por sí no conlleva un sacrificio, en el sentido exagerado de la palabra, pero quienes me conocen saben que cada cosa que he hecho en mi vida, ha sido con responsabilidad absoluta y en la actualidad no es la excepción. Entonces, hacer las cosas bien, siempre vale la pena.