Uno de los trabajadores del edificio encontró el cadáver en una caneca cuando adelantaba sus labores diarias.

Según las autoridades, el cuerpo pertenece a un hombre de aproximadamente 33 años, incluso las primeras hipótesis aseguran que habría estado reunido con unos amigos en un apartamento del conjunto la noche anterior.

La comunidad del conjunto residencial, ubicado al occidente de Bogotá, no sale del asombro porque es la primea vez que se presenta un hecho de estas características.

Lo que dicen las autoridades es que, al parecer, alguien puso el cuerpo dentro de una de las canecas que permanecen en el shut, por lo que se hace seguimiento a las cámaras para determinar quién lo dejó en este lugar.   

La comandante de la Estación de Policía de Teusaquillo, mayor Nohora Gutiérrez, dijo que una vez les llegó la información, “se hizo la verificación con el cuadrante y las coordinaciones con criminalística para esclarecer los hechos. Supimos que este hombre había estado con unos amigos departiendo hasta altas horas de la mañana”, aseveró la oficial.

Finalmente, la Comandante aseguró que el primer análisis revela que el hombre no tiene señales de un hecho violento, pero que la investigación continúa para esclarecer los hechos que llevaron a este hombre a la muerte.