Residentes y veedores de este sector de la comuna uno tuvieron la que pudo ser la última reunión entre el consorcio BARUC, a cargo de las obras de la Carrera 11 D en Compartir, y la administración municipal. Durante el encuentro, la empresa se comprometió a culminar la totalidad de la intervención el día 20 de febrero.


Durante el encuentro sostenido entre veedores, el consorcio y la administración municipal, los vecinos presentes enfatizaron en temas puntuales que los ha perjudicado durante el desarrollo de las obras, como la baja calidad del material y las terminaciones, que según la comunidad, es de pésima calidad porque sin haber inaugurado el espacio público, ya está sufriendo daños evidentes.

“Son varios los inconvenientes de forma que hemos venido tratando con los delegados de infraestructura y representantes del consorcio, ya hemos tratado tanto estos temas que se han convertido en problemas de fondo. El primero en resaltar es que inicialmente nos dijeron que el 100% del proyecto sería entregado en septiembre del año pasado, después que en octubre, posteriormente que en diciembre y ahora nos aseguran que esperan haber culminado después de mediados de febrero”, explicó Héctor Zabala, veedor de la obra.

En busca de obtener un trabajo que beneficie a la comunidad y que así mismo represente seguridad para los peatones, los asistentes al encuentro fueron reiterativos en señalar que los acabados de la obra no se están ejecutando debidamente, lo que ha influido en el detrimento de la calidad del terminado y la posible afectación de la seguridad de los peatones.

“Al ser una vía que requirió tanto trabajo en el espacio público, el cual debe ser aplaudido porque se trató de cumplir con las necesidades de la comunidad, también resulta necesario que garanticen la calidad y durabilidad de lo que nos están entregando, y lamentablemente observamos que la mezcla que usan para el pañete con el que están rematando los últimos detalles es pésima. En el mismo sentido, la forma en la que los trabajadores la instalan también deja mucho que desear, porque no han pasado semanas desde que hicieron esa labor y ya son varios los pedazos que se han caído”, detalló Heriberto Ramírez, veedor de la obra y líder comunal de Compartir.

Dentro de los puntos más relevantes tratados por la comunidad se encuentra el diseño de las rampas de acceso al espacio público para personas discapacitadas, las cuales, según la comunidad, deben ser evaluadas y rediseñadas por parte del consorcio porque no satisfacen las necesidades de las personas que realmente las necesitan en el barrio. Por su parte, el delegado de la Secretaría de Infraestructura de la alcaldía, respondió:

“El diseño de las rampas fue cuidadosamente diseñado pensando en brindar un paso seguro a los habitantes discapacitados que vayan a hacer uso del espacio público, los criterios usados en el trazado de la ruta para discapacitados obedecen a estudios de flujo de vehículos, respecto a capacidad de la vía. Lo importante es garantizar la facilidad de la movilidad de los transeúntes y por supuesto que las personas limitadas que se valen por sí mismas tengan todas las garantía de protección de su integridad”, destacó el funcionario.

Finalmente, uno de los puntos que más inquietaba a la comunidad es el futuro que pueda tener la rotonda que ha sido parte de la esquina entre la carrera 11 y la calle principal de Compartir, la cual, según representantes del consorcio BARUC, no está contemplada en el contrato. Sin embargo también se ofrecieron a intervenirla para que quede acorde al terminado que tendrá la totalidad de la cuadra.

“Esperamos que sea posible que ayuden con la intervención de este importante pedazo que complementa el espacio público del sector. Al ser una obra de más de treinta años contrastaría con todo el terminado de la calle, por eso pedimos una intervención en la cual se hiciera una especie de restauración de la misma. En conclusión, con el contratista acordamos que sería pañetada y pintada de gris o, de acuerdo a los requerimientos de los vecinos, que tenga un acabado más trabajado en granito. Esperamos que el tiempo, el presupuesto y el compromiso por parte de los constructores nos ayuden a concluir esta obra tan importante para la Comuna”, concluyó Héctor Zabala.