Un grupo de encapuchados ingresó violentamente a una funeraria, destrozó los ataúdes y cogió sus partes para enfrentar y protegerse del Esmad.

Lo que comenzó como una marcha pacífica en el sector de Yomasa, terminó en disturbios, caos, destrucción y vandalismo, cuando encapuchados llegaron en horas de la noche, bloquearon la vía a Villavicencio, saquearon varios almacenes, ingresaron y destrozaron una funeraria, atacaron a la policía y vandalizaron varios buses del Sitp.  

Al respecto, el comandante de la Policía de Bogotá, general Eliécer Camacho, dijo que los violentos ingresaron a la funeraria, dañaron todo y hurtaron ataúdes que luego fueron “utilizados como elementos protectores ante la intervención del Esmad”.

Pero los hechos violentos se extendieron a otras localidades de Bogotá. Hubo afectaciones a los portales Américas y Suba, y algunas estaciones de Transmilenio.

Al final de la jornada, y por protagonizar hechos vandálicos, fueron capturadas 10 personas e igual número de menores aprehendidos. Nueve policías y al menos 20 manifestantes resultaron lesionados debido a los enfrentamientos.