Los humedales de Neuta en Soacha, Gualí en Funza, laguna La Herrera en Mosquera y la Laguna de Fúquene, en límites con Boyacá, forman parte de las reservas hídricas que está recuperando la Corporación Autónoma Regional CAR y la Gobernación de Cundinamarca.


neuta-1.jpg

El Gobernador de Cundinamarca, Jorge Rey, en compañía del director general de la CAR, Néstor Franco y la alcaldesa encargada de Funza, Olga Lucía Alemán, revisaron los avances en el proceso de recuperación del humedal de Gualí, con la limpieza de buchón y junco, lo que permitirá garantizar su esencia como regulador hidráulico y hogar de paso de distintas especies de aves.

En el humedal Gualí se espera recuperar cerca de 200 hectáreas de espejo de agua, como parte de un proceso histórico de preservación y limpieza de humedales, al que también se suman la laguna de Fúquene, con frentes de trabajo, además en los sectores de La Florida, Tres Esquinas, Neuta (Soacha) y laguna La Herrera, en Mosquera, con diversas actividades de limpieza y dragado con cinco grandes máquinas.

Esta gran intervención hace parte de un proceso por encima de los niveles de otras regiones en un esfuerzo interinstitucional para mejorar la biodiversidad y la regulación hídrica en el territorio cundinamarqués.

El director General de la CAR, Néstor Franco, expresó que esta estrategia contribuye a saldar la deuda ambiental con el Departamento para dejar una huella en estas regiones.

Por su parte la alcaldesa encargada de Funza, Olga Lucía Alemán, manifestó que los humedales son la riqueza ambiental más grande y de impacto positivo para la comunidad.